Si bien el aire acondicionado es muy útil en verano, no se debe abusar de su uso ya que puede causar infecciones o inflamaciones. | Fuente: Shutterstock

Aire acondicionado en verano: ¿a qué temperatura deberían estar los espacios cerrados?

Hay personas que son menos resistentes al frío. Bajar mucho la temperatura del aire acondicionado puede aumentar el riesgo de contraer enfermedades respiratorias crónicas.

¿Después de caminar hasta tu trabajo, casa o centro de estudios bajo el sol te ha sucedido que, al llegar y entrar, el frío es muy fuerte? En más de una ocasión hay personas que bajan demasiado la temperatura del aire acondicionado en espacios cerrados durante el verano. Esto sería la causa de varios problemas para la salud.

En primer lugar, en una oficina, salón o habitación, siempre debe haber una o más ventanas abiertas para asegurar una correcta ventilación. Debes salir con abrigo extra para evitar cambios bruscos en caso ingreses a un lugar refrigerado. Además, si vas a operar el artefacto de aire acondicionado, no debes bajar los grados hasta que haya mucha diferencia con la temperatura exterior, pues ocasiona que tus mucosas se inflamen y contraigas infecciones.

En entrevistas con medios locales, dos expertos recomiendan cuál debe ser la temperatura ideal. Por ejemplo, Augusto Cáceres (decano de la Facultad de Negocios en la Universidad Privada del Norte) señala que esta debe ser menor a los 22 grados. Joan Eyzaguirre (gerente central de Gestión Humana de Hipermercados en Tottus), indica que debe estar entre los 21,5 °C y 22 °C. Este rango de temperatura promedio y balanceada no afecta de forma negativa al organismo.

Por otro lado, otros profesionales indican que se puede jugar con los microclimas. En el trabajo, en donde se comparten ambientes con otras personas, se podría apagar el aire acondicionado en ciertos espacios en donde las personas no son resistentes al frío. Hay que resaltar que el aire acondicionado puede ser relajante y placentero al comienzo, pero tolerarlo todo el día puede generar alergias, debilidad y menor productividad.

No hay que abusar del aire acondicionado al dejarlo prendido incluso durante la noche en donde las temperaturas son menores. Esto podría causar también infecciones o inflamaciones en la nariz y la garganta. Además, a largo plazo sería uno de los factores de riesgo de enfermedades respiratorias crónicas o podría empeorar las ya existentes. Un clima artificial también es el causante de males como la conjuntivitis.

Recuerda no bajar la temperatura en exceso. Para mantenerte fresco utiliza la ventilación natural (ventanas), una ropa cómoda y no sintética, ventiladores, entre otros. Tu salud es lo primero.

La responsabilidad del contenido y autoría del presente artículo es de RPP.