Contenido patrocinado por:

Este contenido fue financiado por un anunciante y creado por el departamento de publicidad del GrupoRPP. La organización encargada de las noticias del Grupo RPP no participó en la creación de este contenido.

Más información

¿Por qué debes comunicarte asertivamente con tus hijos?

Las diferencias generacionales o los problemas familiares o personales pueden dificultar la comunicación con los hijos. Apuesta por la comunicación asertiva y mejora tus relaciones familiares.
Buena Educación | Fuente: maizoritos.com

La asertividad es aquello que nos permite expresar nuestros sentimientos, opiniones y pensamientos sin desconsiderar los sentimientos, opiniones, pensamientos y derechos de los demás.

Partiendo de esta idea, es bueno que te preguntes si el tipo de comunicación que mantienes con tus hijos es asertiva.

En algunas familias es difícil mantener una comunicación asertiva. La causa de esto puede ser la diferencia generacional, problemas de pareja o problemas personales que no son compartidos con la familia. Si es lo segundo, recuerda que los hijos no deben cargar con los problemas de los padres, si es lo tercero, procura conversar con tu cónyuge y, si es preciso, compartir el problema con la familia. Tal vez no te puedan ayudar a solucionarlo, pero pueden ser el soporte emocional que necesitas y la relación y la comunicación pueden verse fortalecidas.

Sin embargo, si el problema de comunicación con los hijos tiene que ver con la rebeldía de su edad o con diferencias generacionales, puedes tener en cuenta los siguientes consejos, según la doctora Graciela Morales, psicoanalista especializada en terapia familiar:

1. Dialoga con tus hijos pidiendo su opinión. No quiere decir que les vas a consultar antes de tomar una decisión, sino que vas a tomar en cuenta lo que piensa en determinados temas.

2. Sé empático con él y enséñale a serlo. Aprender a ponerse en el lugar del otro no es fácil, pero no hay mejor lugar que el hogar para aprender.

3. Educa con el ejemplo. No le pidas a tus hijos coherencia si tú no la practicas. Tienen que verte como ejemplo.

4. Reconoce tus errores. Si cometiste un error, no te cierres y reconócelo con humildad. Reflexiona sobre ello con tus hijos, así ellos aprenderán a no ser altaneros y a reconocer sus propias equivocaciones de buena forma.

5. Cuida tu lenguaje. No te burles de tus hijos ni les hables de mala forma. Sé cordial, comprensivo, claro y directo, sobre todo si se trata de resolver un problema.

0 Comentarios
¿Qué opinas?