Alinti aprovecha la energía de la fotosíntesis de las plantas.
Alinti aprovecha la energía de la fotosíntesis de las plantas. | Fuente: Alinti

En el 90,6% de los hogares peruanos al menos un miembro tiene un teléfono celular, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Sin embargo, a pesar de todos los beneficios que nos ofrece –como la conectividad y el mayor acceso a la información– también ha generado un impacto ambiental importante: cada año se producen más de 21 millones de toneladas de CO2 sólo por cargar nuestros móviles con corriente tradicional.

Pensando en la necesidad de mantenernos conectados sin perjudicar el ambiente, Hernán Asto, ingeniero civil ayacuchano, creó Alinti, un dispositivo con tecnología verde que busca cambiar por completo la forma en que se cargan los smartphones y otros dispositivos con puerto USB.

Para Hernán, crecer sin servicios adecuados fue una motivación para investigar cómo tener luz artificial sin depender de los cables o torres de alta tensión. “Cuando era pequeño, en casa no teníamos electricidad. Yo hacía mis tareas con velas y respiraba el humo tóxico. Mi historia se repite en miles de familias de todo el mundo y pienso que esto debe parar”, explica Hernán.

Gracias a sus primeras investigaciones, el ingeniero descubrió que cuando las plantas aprovechan la energía del sol también liberan electrones por las raíces. Así nació Alinti, un dispositivo que genera energía eléctrica mediante la fotosíntesis de las plantas y microorganismos en colaboración con un panel solar.

En el 2017 lanzó la primera versión de Alinti, una maceta que genera electricidad sostenible.
En el 2017 lanzó la primera versión de Alinti, una maceta que genera electricidad sostenible. | Fuente: Alinti

La fabricación de Alinti se puso en marcha hace 6 años y desde su creación ha tenido varios cambios en su aspecto y funcionalidades. Ahora, su nueva versión llamada Alinto A-bro es pequeña, portátil y puede ser usada como lámpara ecológica. Su panel táctil y comando de voz permiten controlar la intensidad de su luminosidad, cambiar los colores de la luz según las emociones y aprender a cuidar la planta que generará energía.

Hernan Asto, nacido en Ayacucho, inventó una tecnología limpia para generar electricidad.
Hernan Asto, nacido en Ayacucho, inventó una tecnología limpia para generar electricidad. | Fuente: Alinti

El primer biocargador peruano con alcance internacional

Desde su invención, Alinti ha sido reconocido y premiado mundialmente. Gracias a los años de arduo trabajo e investigación, hoy se convierte en la primera startup peruana en lanzarse al mercado internacional a través de Kickstarter, la plataforma número uno de crowdfunding (recaudación de fondos) de Estados Unidos.

“Nuestra misión es llevar la mejor y más sostenible herramienta a tantas personas como sea posible. Estamos muy contentos porque con el patrocinio de la preventa en Estados Unidos también se podrá donar la tecnología a comunidades rurales sin electricidad”, detalla Hernán Asto, CEO y fundador de Alinti.

El dispositivo original concursó en “Una Idea para Cambiar la Historia”, organizado por History Channel (2018), y logró conseguir un segundo lugar y un premio de 40 mil dólares para seguir innovando en el desarrollo de su proyecto. Además, por su validación técnica y científica fue financiada por la multinacional Facebook (META) en 2019. Otros grandes premios internacionales obtenidos son: en 2019, Mejor Tecnología con Impacto (AT&T) y Premio a Patente Verde (ASIPI); y en 2020, estuvieron entre las 500 mejores innovaciones en la Expo Dubai.

Para apoyar este emprendimiento peruano siendo patrocinadores y adquiriendo el primer biocargador del mundo con energía de las plantas, puedes ingresar a www.kickstarter.com/projects/alinti/alinti-the-worlds-first-biocharger-with-energy-from-plants.