Inés Melchor solía tener sus medallas colgadas en su casa, en Huancayo. Hasta que simplemente eran demasiadas y empezó a guardarlas en cajas. Ya perdió la cuenta, confiesa en el documental "Prueba de Fondo", recientemente elegida por el público como la mejor película del Festival de Cine de Lima. Un premio justo por donde se le vea, pues la repercusión mediática que obtiene un atleta en este deporte ─como es de conocimiento público─ no es proporcional a sus logros.

"Inés tiene el título sudamericano de maratón, que no es poca cosa", comenta Óscar Bermeo, uno de los directores de la cinta. "Es decir, de toda Sudamérica es la número uno".

Como cada carrera de Inés, la realización de este documental representó una prueba de resistencia de más de dos años para sus realizadores, Óscar Bermeo y Christian Acuña, quienes acompañaron a la fondista en diversos pasajes de su vida deportiva y personal. Eligieron a Melchor y viajar periódicamente a Huancayo en lugar de, por poner un ejemplo, a Paolo Guerrero dominando el balón en Ipanema.

Sí hubo viaje a Rio de Jaineiro, aunque no tan feliz. Inés Melchor tuvo que abandonar la carrera de 42km debido a una lesión. "Lo que inicialmente se pensó como una historia de éxito al final terminó siendo una historia de lucha", explica Bermeo. "En el documental también se puede ver la presión que hay en estos chicos por la dicotomía éxito-fracaso. Si no quedas primero, fracasaste. Y ellos tienen que vivir con eso".

El documental encontró entonces a sus realizadores desde muy temprano. Antes de tener el apoyo de la empresa privada y de ganar el premio de posproducción del Ministerio de Cultura, el equipo de rodaje costeaba sus propios pasajes a Huancayo. Pasaron más tiempo conviviendo con Inés Melchor que grabándola. "En una ficción tienes el control de la situación. Acá no, [cuando la acompañábamos a alguna competencia] a veces no sabías si Inés iba a ganar o no. Pensabas que iba a ganar seguro, pero no podías predecir lesiones", cuenta la productora Fiorella Mazzini.

Finalmente, la historia encontró su propio espacio.

INÉS MELCHOR EN LA INTIMIDAD

Inés Melchor no es un personaje que exterioriza sus emociones, aseguran los realizadores de "Prueba de Fondo". Hay personajes, aseguran, a los que les prendes la cámara y te hacen el documental. Su vida es más bien cotidiana, contrario a lo que pensamos de un atleta de élite. Antes de entrenar pasa por el puesto de su mamá en el mercado y mantiene una relación horizontal con el resto de sus familiares.

"Inés tiene una personalidad que nosotros respetamos. A veces ella no quería que grabemos en ciertos espacios y lo respetábamos", sostiene Bermeo. "Tiene una familia bastante unida. Nos contó la participación de sus tíos en sus primeros años, comprándoles zapatillas. La historia de Inés es una historia de superación. En Huancayo el fondismo es una práctica bastante extendida y te empodera, es visto como una forma de superación".

"En Lima, desde el 'running' citadino, no entendemos eso", agrega Mazzini sobre el 'hobby' de muchos limeños que salen a correr periódicamente. Eso se entrelaza de manera mucho más humana con la gente que entrena en el Centro de Alto Rendimiento de Huancayo. La gente que se enfoca en el atletismo lo hace porque es una herramienta para poder progresar. Nosotros no lo entendemos de ese modo".

LA DURA ETAPA DE DISTRIBUCIÓN

La carrera de "Prueba de Fondo" recién ha comenzado. Así son los plazos cuando hablamos de producciones peruanas. Hasta ahora han sido 4 años entre preproducción, realización y posproducción, pero el 'rush' final se acerca: la distribución. "El cine independiente no suele tener el apoyo de la empresa privada. No puedes hacer distribución si no cuentas con el sistema adecuado y el apoyo", sostiene Mazzini.

Aunque "Prueba de Fondo" contó con algunos auspicios ─que se dieron durante el largo proceso de realización─ ahora busca coronar el esfuerzo ganando laureles, en una paradójica analogía con su protagonista. "Estamos postulando a festivales para poder recolectar la mayor cantidad de medallas posibles y con ese respaldo estrenar el año que viene", dice Óscar Bermeo.

El contexto del 2019 es inmejorable para el documental, con los Juegos Panamericanos 2019 a la vista. Sin embargo, el apoyo continúa siendo necesario. La carrera sigue siendo de largo aliento.

0 Comentarios
¿Qué opinas?