"Sí, mi amor" se convirtió en lo más visto durante el fin de semana con más de 152 mil espectadores | Fuente: Captura de YouTube

La película peruana dirigida y protagonizada por Yiddá Eslava y Julián Zucchi, “Sí, mi amor”, se convirtió en lo más visto del fin de semana con 152 mil espectadores. En su día de estreno, la cinta llevó a más de 33 mil espectadores y en el segundo día de su emisión 30 mil; superando a la nominada al Oscar,“1917” con 8 mil asistentes y “Mujercitas” alcanzó apenas 1800. 

"Me siento orgullosa, no es que el público no apoya a las películas peruanas, sino que exige productos de calidad! Y está perfecto. Merece respeto: buenas actuaciones, buen sonido, buena imagen, un guión que sorprenda! Mi corazón late con velocidad, con una emoción que no se imaginan! Gracias, gracias y más gracias", escribió Yiddá en sus redes sociales.

La actriz agregó la importancia de llevar más espectadores durante este lunes 27 y martes 28 para mantenerse en cartelera. "Hoy lunes y martes del día del cine, son días claves para poder quedarnos en todas las salas. Si ya la viste, recomiéndala por favor y pide que vayan hoy o el mañana al cine. El boca a boca es la mejor promoción que existe!!! Ustedes son los mejores críticos", finalizó su mensaje.

ASÍ NACIÓ LA PELÍCULA

El filme “Sí, mi amor” inició como un stand up de Yiddá Eslava y Julián Zucchi, quienes para lograr el rodaje de la película decidieron hipotecar su casa. 

"Julián y yo aportamos con el guion, pedimos la colaboración de un socio que vive en Argentina, y como no nos alcanzaba la plata decidimos hipotecar nuestra casa. No nos tembló la mano. Siento que le irá bien a la película porque está hecha con mucho amor", indicó la actriz, que participó en las series "Los amores de Polo" y "Al fondo hay sitio". 

Yiddá Eslava y Julián Zucchi se conocieron en el 'reality' "Combate". Se enamoraron y, años después, se convirtieron en padres de Tomás. Llevan casi ocho años de relación. En el amor, la artista considera que uno debe ser maduro y estar con la persona correcta para que no surjan mentiras o infidelidades.