La resiliencia de las bodegas

Ante la pandemia generada por la COVID-19, las bodegas han demostrado ser agentes ágiles y dinámicos que han sabido adaptarse rápidamente para satisfacer la necesidad de sus clientes.

Mario Chong

Mario Chong

COMPARTE

Las bodegas, tienditas, changarros o tiendas de barrios, ¿van a desparecer? Nos hicimos esta pregunta en un panel de un evento que la Universidad del Pacífico coorganizó con la Universidad de La Sabana, el MIT FAROL- El laboratorio de estudios de alimentación y operaciones minoritas.

Sobre este tema, pude participar en una conversación con Gonzalo Mejía de la Universidad de La Sabana y Christopher Mejía del MIT, donde llegamos a las siguientes reflexiones:

Durante la pandemia se han fortalecido, han podido aprovechar las oportunidades del entorno y han sido la actividad económica más ágiles, frente a la incertidumbre y han sido el eslabón más importante en la necesidad básica de la población, la alimentación y por qué no decirlo, la alimentación saludable.  

En este periodo con alta variedad e incertidumbre hemos visto cómo los negocios se han adaptado a la fuente primaria de la demanda; las librerías, zapaterías, sastrerías, se convirtieron en bodegas, vendiendo abarrotes, frutas, verduras, carnes y todo lo que nos podemos imaginar. Pero si queremos ver indicadores que sustenten esta afirmación podemos ver en la Encuesta Nacional de Hogares; cuántos no tienen refrigeradoras, cuántos hogares tienen un vehículo para desplazarse, cuántos hogares viven el día a día.  

bodegas
"Durante la pandemia se han fortalecido, han podido aprovechar las oportunidades del entorno y han sido la actividad económica más ágiles, frente a la incertidumbre y han sido el eslabón más importante en la necesidad básica de la población". | Fuente: Andina

Las bodegas han adaptado a sus comunidades con servicios personalizados como las nuevas plataformas de pago: Yape, Tunki, Plin; nos reciben los pedidos por WhatsApp; realizan el delivery; pero también se han convertido en nuestros shoppers personales; agencia de servicios (gasfitería, electricidad, etc.) y otros.  Pero cómo lo hacen, la respuesta es: por su agilidad en los negocios. Cada bodega en promedio suministra a 12 hogares, tiene un área promedio de 40 metros cuadrados (10 metros cuadrados de exhibición y atención; 30 de almacenamiento). El bodeguero conoce su demanda, procesa los pedidos, distribuye los productos, gestiona su reabastecimiento cada dos días y realiza el servicio post venta.  

Al final; con Gonzalo y Christopher quedamos muy convencidos en que las bodegas han estado toda nuestra vida y se van a mantener por muchas generaciones más.  

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más: