Solicitan acompañamiento espiritual virtual a enfermos por COVID-19

A ejemplo de otros países, en el Perú hay intención e iniciativa de implementar atención espiritual virtual a pacientes a través de la tecnología.

Úrsula Delgado

Úrsula Delgado

COMPARTE

A raíz del COVID-19, en España, Chile y Argentina vienen ofreciendo a través de diversas plataformas tecnológicas de acompañamiento espiritual a enfermos por esta pandemia, familiares que han perdido un ser querido o cualquier persona que requiera ayuda o un consejo espiritual.

En el caso español de un grupo de jóvenes lanzó HablaConUnSacerdote.com, un servicio gratuito que conecta a personas en aislamiento por la crisis sanitaria con sacerdotes católicos. En el caso de diversas diócesis en Chile y Argentina, han iniciado servicios de acompañiento telefónico y por WhatsApp. 

En el Perú también se vienen dando estos pedidos de parte de la ciudadanía a través de la plataforma Citizengo y del clero. El arzobispo de Trujillo, Mons. Miguel Cabrejos, pidió al ministro del interior para que sacerdotes puedan desplazarse para dar sacramentos como unción de los enfermos y confesiones.

Si bien hay una necesidad real de atención presencial espiritual al enfermo, hace falta un plan estructurado para acompañar al paciente espiritualmente, pues de lo contrario el sacerdote podría convertirse en agente transmisor del virus. Además, muchos sacerdotes mayores son personas de riesgo.

María Isabel Tejada, una de las promotoras del proyecto para implementar acompañamiento espiritual personal, explica que existen dos frentes: la necesidad de asignar sacerdotes de manera permanente a un determinado hospital, clínica o la Villa Panamericana, y el acompañamiento espiritual virtual al paciente.

“Lo que hay que priorizar es el acompañamiento virtual ya sea a través de aplicativos tecnológicos o una línea 0-800 para llegar espiritualmente de la mejor manera a los enfermos”, señala. Y agrega que en Lima psicólogos vienen ofreciendo acompañamiento emocional a pacientes a través de la tecnología.

| Fuente: Freeimages

“Este acompañamiento espiritual personal implica que el enfermo, moribundo o una persona que esta atravesando por un momento difícil pueda conversar con un sacerdote o con alguien con la formación suficiente para ayudarle a reconciliarse con Dios, a ganar la indulgencia plenaria y a partir tranquilo”, explica.

En cuanto a la presencia física de sacerdotes en hospitales, clínicas o la Villa Panamericana, estos deben gozar de buena salud y voluntariarse a brindar el acompañamiento espiritual en un determinado centro de salud, evitando ir de un lugar a otro porque podrían convertirse en transmisores del virus.

Esperamos que instancia a cargo de velar por el acompañamiento espiritual de personas enfermas como podría ser el Arzobispado de Lima puedan apoyar este tipo de iniciativas y hacer concreta la ayuda a enfermos o familiares que buscan un soporte religioso en momentos críticos o los últimos de la vida.   

Si te interesa apoyar el proyecto de acompañamiento espiritual personal a través de la tecnología firma esta petición

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.