Los mercados de valores de Estados Unidos estarán cerrados el lunes y posiblemente el martes ante el paso del huracán Sandy, aunque se mantendrían las operaciones electrónicas durante esa jornada.

A medida que Sandy se aproximaba al área de Nueva York, se incrementaba la preocupación entre los reguladores, operadores y agentes por la integridad de los mercados y la seguridad de los empleados.

Es la primera vez que el mercado cerrará por un evento climático desde el huracán Gloria, en septiembre de 1985.

Varias compañías, como Pfizer Inc, postergaron la entrega de sus resultados financieros.

La operadora de la Bolsa de Valores de Nueva York, NYSE Euronext, tenía planeado inicialmente cerrar su piso de operaciones físicas y mantener sólo la comercialización electrónica. Sin embargo, la firma anunció posteriormente que las transacciones electrónicas también serían suspendidas.

El huracán Sandy alcanzaría la costa este de Estados Unidos la noche del lunes, con lluvias torrenciales y fuertes vientos que podrían provocar inundaciones y cortes de energía.

Algunas oficinas bancarias en el distrito financiero de Manhattan se encuentran en zonas de evacuación y a la mayoría del personal no esencial y empleados que no necesitan de sistemas de alta velocidad, incluyendo algunos banqueros de inversión, se les pidió que trabajen desde casa.

REUTERS