Contenido patrocinado por:

Seis consejos para ahorrar dinero en combustible

Manejar a un ritmo constante y hacerle mantenimiento regular a su vehículo permiten reducir el gasto en combustible en alrededor de 15%. Para trayectos cortos, caminar o usar la bicicleta son los medios de transporte más eficientes.

Gasolina
Solo saca tu auto si es estrictamente necesario. | Fuente: Morguefile

¿Tienes auto y deseas ahorrar en tus gastos de transporte? El primer consejo es este: usa tu vehículo lo menos posible. Caminar o usar medios de transporte alternativos, como la bicicleta, es la opción ideal para distancias cortas o intermedias. A un ritmo normal, un trayecto de 2 km se puede cubrir en 20 minutos caminando. En bicicleta, puede tomar entre 6 y 7 minutos. No sólo te ahorrará dinero, también tu salud saldrá beneficiada.

Usar el automóvil particular debería ser la última alternativa de transporte, puesto que es la más demandante en términos energéticos. El uso de vehículos privados puede representar entre 10% y 15% del consumo energético de un país, y además es una fuente importante de contaminación ambiental y gases de efecto invernadero. Además, es costoso. El precio creciente del combustible y otros gastos, como el estacionamiento o el mantenimiento periódico del vehículo, lo convierten en una alternativa cada vez más onerosa.

A pesar de todo esto, el uso del automóvil particular puede ser necesario en muchas circunstancias. Si ese es su caso, tome en cuenta estos consejos, que te permitirán reducir tus gastos en consumo de combustible y en mantenimiento del vehículo.

1. Revisa constantemente la presión de los neumáticos. Un auto con los neumáticos desinflados o por encima de la presión ideal gasta 5% más en combustible. Además, los neumáticos se gastan más rápido, por lo que habrá que reemplazarlos antes de tiempo,

2. Mantén una marcha uniforme. Las aceleraciones y frenazos intempestivos aumentan el consumo de combustible en alrededor de 10%. En la medida de lo posible mantén una velocidad constante. Usa la primera marcha solamente para sacar el auto del punto muerto y pasa a segunda lo más rápido posible (dos segundos o seis metros de recorrido deben ser más que suficientes). En ciudad, procura usar la cuarta y la quinta marcha el mayor tiempo posible, siempre respetando los límites de velocidad. Y recuerda que por encima de 100 km/h el consumo de combustible se multiplica.

3. No fuerces en demasía el motor. El rango ideal está entre 2000 y 2500 revoluciones por minuto en autos gasolineros y entre 1500 y 2000 para los vehículos con motor diésel. Procura circular a velocidad moderada y a bajas revoluciones.

4. No abuses del aire acondicionado. Se trata del accesorio que más energía adicional demanda, así que úsalo con criterio. Para lograr una sensación de confort dentro del vehículo basta con una temperatura de entre 23ºC y 24ºC.

5. Mantén en buen estado tu vehículo. Un motor en buen estado es más eficiente en consumo de combustible. Controle los niveles, realice el afinamiento y cambie filtros y bujías con regularidad. Otro elemento a considerar son los accesorios exteriores, pues normalmente alteran la aerodinámica del auto y lo hacen más resistente al aire, lo que aumenta el gasto del combustible. Por el mismo motivo, evita llevar carga amarrada al exterior del auto, a menos que sea estrictamente necesario.

6. Finalmente, antes de sacar el auto, pregúntate si es estrictamente necesario y piensa bien en tu ruta. Evitar trayectos cortos y optimizar los trayectos para evitar recorrer kilómetros innecesarios te permitirán ahorrar hasta 20% en sus gastos habituales de combustible.