Ante el anuncio del ex sacerdote católico, Alberto Cutié, sobre su próximo casamiento con su novia, Ruhama Canellis y su decisión de unirse a la Iglesia Episcopal de la comunidad anglicana, el Arzobispo de Miami, Monseñor John Favalora, expresó su profunda decepción por esta decisión.

"Rezo para que el Padre Cutié recapacite y regrese a casa", expresó el Arzbobispo de Miami.

Como se recuerda, el sacerdote Alberto Cutié, que logró gran popularidad entre la comunidad católica de Miami y Estados Undios, fue sorprendido hace varias semanas por una revista de farándula que publicó fotografías de él besando a su novia en Miami Beach. 

El Arzobispo informó que se reunió por última vez con el Padre Cutié el 5 de mayo pasado, cuando le solicitó una licencia del ministerio sacerdotal, y advirtió que con su decisión había perdido sus derechos como clérigo, por lo que los católicos no pueden solicitarle los sacramentos.

"Desde aquella reunión, no he vuelto a saber del padre Cutié, y él tampoco ha solicitado reunirse conmigo. Él nunca me dijo que estaba considerando unirse a la Iglesia Episcopal", indicó.

Monseñor Favalora explicó que con esta decisión "el padre Cutié se destituye a sí mismo de la completa comunión con la Iglesia Católica y, por lo tanto, pierde sus derechos como clérigo. Los católicos romanos no pueden solicitarle los sacramentos al padre Cutié. Cualquier intento de su parte para administrar los sacramentos sería ilícito. Cualquier misa que celebre sería válida, pero ilícita, pues no reúne los requisitos para que un católico cumpla con su obligación. El padre Cutié no puede oficiar matrimonios válidos de católicos romanos en la Arquidiócesis de Miami, o en cualquier otro lugar".

Asimismo, dijo que "el padre Cutié aún se encuentra obligado por su promesa de vivir una vida célibe, la cual él asumió con absoluta libertad en la ordenación. Sólo el Santo Padre puede dispensarle de dicha obligación".

Dirigiéndose a todos los fieles católicos de Miami, el Arzobispo insistió en que "las acciones del padre Cutié no pueden ser justificadas a pesar de sus buenas obras como sacerdote. El sacerdote habrá abandonado la Iglesia Católica, les habrá abandonado a ustedes, pero yo les reitero que la Iglesia Católica jamás les abandonará. La Arquidiócesis de Miami está aquí para ustedes".

Favalora admitió que "las acciones del padre Cutié han causado gran escándalo dentro de la Iglesia Católica, han hecho daño a la Arquidiócesis de Miami, especialmente a nuestros sacerdotes y han creado una división dentro de la comunidad ecuménica y la comunidad en general".

Finalmente, elogió "a los sacerdotes de la Arquidiócesis de Miami, y a todos los sacerdotes que viven y cumplen con fidelidad su promesa del celibato". "Exhorto a todos los católicos a apoyar y a orar por nuestros entregados sacerdotes", concluyó.
 
FOTO: EFE