Foto: Difusi
La retransmisión el pasado domingo de los premios Emmy a través del canal CBS consiguió una audiencia media de 13,3 millones de espectadores, su mejor registro desde 2006, según informó hoy la prensa estadounidense.

Esta cifra supone un aumento de un 10 por ciento respecto a la audiencia del año pasado, que fue de 12,3 millones de espectadores.

La gala, de tres horas de duración y en la que el actor Neil Patrick Harris actuó como maestro de ceremonias, vio cómo su audiencia bajaba cada media hora.

Después de comenzar con más de 15 millones de espectadores, la emisión concluyó por debajo de los 11 millones de audiencia, justo después de que "30 Rock" y "Mad Men" recogieran los premios a las mejores series.

La ceremonia coincidió con la retransmisión del partido de fútbol americano entre los New York Giants y los Dallas Cowboys, que consiguió unos 25 millones de espectadores para la NBC.

El programa previo en directo desde la alfombra roja del "show", retransmitido por E! y presentado por Ryan Seacrest y Giuliana Rancic, promedió 1,4 millones de espectadores (un 15 por ciento más que en 2008) durante sus dos horas de emisión.

En los Emmy, Bryan Cranston y Glenn Close se llevaron las categorías de mejores actores de drama, por sus trabajos en las series "Breaking Bad" y "Damages", respectivamente.

Alec Baldwin cumplió con los pronósticos y se llevó el Emmy al mejor actor de comedia, por "30 Rock", mientras que la australiana Toni Collette ("United States of Tara") dio la sorpresa al ser proclamada mejor actriz de comedia, categoría en la que Tina Fey partía como favorita, por "30 Rock".

EFE