Robert Mouawad, prestigioso creador de las cuestionadas alhajas, realizó un lanzamiento de su nueva línea de moda en Beverly Hill, y mientras que otros asistentes las devolvieron, la cantante simplemente no quiso regresarlas.

Al culminar el desfile, una fuente aseguró a un diario español que J-Lo llamó al diseñador para explicarle que el collar de US$ 50 mil le pertenecía por haber participado en la pasarela de Mouawad.

En tanto, el representante de Jennifer López, Benny Medina, insistió en que la intérprete recibió las joyas y ropa a cambio de asistir al evento.
 
"Hubo un acuerdo. Ella fue la única famosa invitada, se acordó que se quedaría con la ropa y las joyas", aseveró Medina.

Sin embargo, López no es la única estrella que ha tenido problemas en no regresar las cosas prestadas, ya que en 1993, Sharon Stone, fue demandada por Harry Winston Inc. por no devolver un collar valorizado en US$ 400 mil.