Kristen Stewart protagoniza la película "Seberg" que se exhibió en el Festival de Cine de San Sebastián. | Fuente: EFE | Fotógrafo: Javier Etxezarreta

Indomable y comprometida como la actriz a la que da vida en "Seberg", Kristen Stewart ha aportado un soplo de aire fresco en la apertura del 67 Festival de Cine de San Sebastián, defendiendo el feminismo como su "segunda piel" y retando los estándares de apariencia que se espera de una estrella del cine.

"No es cuestión de polarizar, hay grandes películas sobre mujeres hechas por hombres pero necesitamos también la perspectiva femenina en el cine", ha dicho la actriz californiana en una entrevista con un grupo de periodistas, convencida de que las cosas están cambiando: "Me siento muy motivada y acompañada", ha dicho.

Durante la entrevista, en una suite del Hotel María Cristina, Kristen Stewart luce unos pantalones arremangados, deportivas y calcetines estirados hasta media pierna. Lleva una camisa de rayas por fuera, cazadora de cuero y el pelo revuelto, una apariencia desenfadada y al mismo tiempo estilosa. Habla como una ametralladora y suelta tacos con naturalidad, interpelando a su interlocutor.

Célebre por la saga "Crepúsculo", en los últimos años se ha volcado más en el cine de autor y ha filmado con directores como Olivier Assayas, Woody Allen o Ang Lee. Dice que siente que tiene mucho en común con Jean Seberg, la icónica actriz francesa de la Nouvelle Vague a la que da vida en "Seberg", la película que ha inaugurado este viernes la sección Perlas del Zinemaldia.

La actriz fue consultada sobre si siente cada vez hay más papeles que empoderan la figura femenina en el cine. La actria señaló que la industria cinematográfica está cambiando.

"Las cosas están cambiando, vivimos un periodo de crecimiento acelerado, contando un montón de historias que no han sido contadas. Me siento muy motivada en este clima y es algo contagioso", concluyó.

Finalmente, la intérprete reflexionó sobre el trabajo de los actores en la pantalla grade y sus ideales.

"Los actores se dedican a esto por diferentes motivos. Hay gente que adora la atención y la posición que obtienes, pero no hacen películas que planteen preguntas, sino que se limitan a empaquetar y entregar ideas sobre ser famoso y 'cool' y tener mucho dinero. Odio todo eso, que se da especialmente en América, donde tenemos menos cultura del cine y más del entretenimiento y el escapismo y hacer dinero eso", concluyó

¿Qué opinas?