Raúl Vargas: Mis hijos significan refugio, felicidad y responsabilidad

El hombre de la imponente voz y director de Noticias de RPP Noticias, nos dejó ingresar en su domicilio, ubicado en Miraflores, donde nos recibió junto a sus hijos Lucas y María Claudia.

Aunque reconoce que el rol de padre no es fácil, más aún considerando que en el periodismo siempre tuvo que trabajar y viajar mucho, Raúl Vargas Vega, director de Noticias de RPP, cuenta con orgullo que tiene una familia muy unida, y que de sus hijos todos los días aprende algo nuevo.

"Para mí siempre ha sido una gran felicidad tener tres hijos. Han significado refugio, felicidad y responsabilidad. La vida humana se compone de eso", señaló el también conductor de Ampliación de Noticias.

Serio, amable y acogedor. Así nos recibió en su domicilio, ubicado en Miraflores, donde confesó que hoy se considera un alumno de sus hijos.

"Los admiro, me parecen fabulosos. Tuve una crisis muy seria el año pasado y estuve acompañado por ellos de una manera fervorosa y conmovedora. Vino mi hijo mayor de Japón con uno de mis nietos. No cabe duda que estamos muy unidos", contó muy orgulloso Vargas Vega a RPP Noticias.

Y sobre ese delicado momento que vivió tras un infarto al corazón, María Clauda, la única hija mujer, recuerda: "la difícil prueba que vivimos el año pasado, me hizo sentir que no podría vivir sin mi papá. Siempre lo he considerado como un ángel protector. Es una persona central en mi vida. Le tengo un amor increíble", afirma muy emocionada.

Para Lucas, el hijo menor de Raúl Vargas, tener un papá que es famoso para el resto de la gente resulta divertido. "Resulta simpático prender la radio y escucharlo por las mañanas. Pero, hablando de mi papá Raúl, el hombre no famoso, puedo decir que en la intimidad es un padre excelente, amigo, compañero y consejero. Fuera del aire cambia un poco en el sentido que es menos serio".

El "benjamín" de Vargas cuenta que a su papá le encanta cocinar, es conversador y bastante preocupado por su familia.

"Cuando nos reunimos siempre es frente a una cocina o alrededor de una mesa. Él cocina y se esmera por agradarnos a todos", dice Lucas, de 35 años.

Y es que, como confiesa don Raúl, una de sus aficiones es la cocina. "Hoy estoy a dieta pero soy un cocinero excesivo y constante. Mis hijos hombres han sacado ese gusto. Todos los cumpleaños he cocinado para los tres", cuenta.

Lucas continúa, y recuerda que estudió Comunicaciones -aunque no se especializó en Periodismo- influenciado por su padre. 

"Mi papá ha sido una influencia a nivel de análisis sobre todo de lo que acontece en el Perú. Mi papá siempre se sintió atraído por las leyes, pero aún así respetó la elección vocacional y de vida de todos nosotros", dice.

Y sobre esas elecciones de vida, Vargas Vega reflexiona: "Me parece fabuloso como con el tiempo los hijos vayan modulando su forma de ser. El descubrimiento del mundo es lo que va dándoles una propia identidad, porque además tienen la libertad de ir eligiendo, definiendo su carácter, y fundamentalmente defendiendo su creación, su propia personalidad".