Andrea Montenegro perdió su empleo como profesora de actuación tras ser acusada de hacer películas para adultos

La actriz peruana Andrea Montenegro escribió un sentido mensaje tras perder su empleo, luego de ser acusada de realizar películas pornográficas en el pasado.

Andrea Montenegro publicó un emotivo y sentido mensaje en su cuenta de Instagram, donde reveló que fue despedida de su trabajo como profesora de actuación tras ser acusada de realizar películas para adultos en el pasado.

"Una mujer en la que confiaba, me hirió profundamente. Puso en duda mis capacidades como artista, madre y profesional. Cuestionó mi camino de vida, mis elecciones y tachó mi pasado con el nombre de 'error'", escribió la actriz.

Como se recuerda, Andrea Montenegro protagonizó diversas producciones en la década del 2000, en los cuales realizó varios desnudos, y lamentó que su trabajo haya sido confundido con contenido pornográfico.

"Esta mujer también es madre, es esposa, seguramente debe haberse arriesgado y equivocado como yo o como todas. Sólo que ella no trabaja en televisión. Me quitó mi trabajo y mis alumnos, en los cuales tenía yo mucha fe. Pues si algo conozco desde hace más de 20 años es mi oficio sagrado de actriz. Ella no lo sabe, no me conoce, piensa que me dedico a oficios inmorales. Confundió mi trabajo con pornografía", agregó la artista.

Finalmente, la intérprete señaló que cuando la mujer que la contrató la despidió le dijo que "era una mala imagen para su negocio" y "una mala influencia para niños y jóvenes".

"Ningún negocio justifica la discriminación ni la humillación de ningún ser humano. Mucho menos de una mujer que es mamá, ejemplo y sostén de un hogar, sea cual sea el pasado que haya tenido. Me duele la matriz. Me siento golpeada, duele más porque el golpe lo recibí de otra mujer. Que se siente mejor que las demás. Que se siente más moral o más decente", concluyó.

Ver esta publicación en Instagram

Este fin de semana ha sido triste para mi familia. Un mujer en la que confiaba, me hirió profundamente. Puso en duda mis capacidades como artista, madre y profesional. Cuestionó mi camino de vida, mis elecciones y tachó mi pasado con el nombre de "error". Acepto que seguramente he cometido errores, a los cuales aprendí (después de autocastigarme cruelmente) a llamar Experiencias, un nombre más esperanzador y que me conforta con la sensación de estar en derecho de vivir siguiendo a mi corazón. Esta mujer también es madre, es esposa, seguramente debe haberse arriesgado y equivocado como yo o como todas. Sólo que ella no trabaja en televisión. Me quitó mi trabajo y mis alumnos, en los cuales tenía yo mucha fe. Pues si algo conozco desde hace más de 20 años es mi oficio sagrado de actriz. Ella no lo sabe, no me conoce, piensa que me dedico a oficios inmorales. Confundió mi trabajo con pornografia. Aseguró que soy una mala imagen para su negocio y lo más duro es que me ve como una mala influencia para los niños y jóvenes. Lo más triste es que se olvidó que soy tan madre como ella. Que hemos parido con sangre y dolor todas. Que todas las mujeres tenemos un pasado, que todas cometemos errores y nos olvidamos a veces de nuestro infinito poder de dadoras de vida. Se le olvidó que todas merecemos el mismo respeto. Que a ninguna de nosotras se nos debe cuestionar moralmente delante de nuestras hijas... Pues somos lo más sagrado que ellas tienen. Que ningún negocio justifica la discriminación ni la humillación de ningún ser humano. Mucho menos de una mujer que es mamá, ejemplo y sostén de un hogar, sea cual sea el pasado que haya tenido. Me duele la matriz. Me siento golpeada, duele más porque el golpe lo recibí de otra mujer. Que se siente mejor que las demás. Que se siente más moral o más decente. Dudo de tantas supuestas santidades. Todas parimos por la vagina, sangramos, sentimos, lloramos, menstruamos y amamos con locura a nuestros hijos. La embarramos siempre por amor... Bueno, como decía el Maestro Jesús : El que esté libre de pecado, que lanze la primera piedra.... Al parecer me rodean muchos santos...

Una publicación compartida de Andrea Montenegro (@andreamontenegrodefreitas) el

¿Qué opinas?