Érika Villalobos
La actriz peruana sintió miedo de no haber dicho todo lo que sentía a sus hijos ante de su intervención quirúrgica. | Fuente: Instagram

Érika Villalobos fue sometida a una intervención quirúrgica y, pese a que los resultados fueron exitosos, recordó el miedo que sintió antes de la operación. La protagonista de “Atacada” viene recuperándose favorablemente y agradece que los resultados hayan sido buenos para poder reunirse otra vez con sus hijos.

Tras salir a salvo de esta situación difícil, Villalobos confesó su mayor temor a través de sus redes sociales. Antes de ser internada por razones que no ha dado a conocer, conversó con sus hijos, pero luego se percató que no les había dicho todo lo que sentía en caso de que no volviera a verlos.

“Antes de entrar a la sala de operaciones me di cuenta de que, si bien había hablado con mis hijos, no les había dicho todo lo que siento y lo que quiero para ellos”, escribió la esposa de Aldo Miyashiro en Instagram. “Sé que toda intervención quirúrgica tiene un riesgo y empecé a imaginar en lo que pasaría si no salía viva de esta experiencia”, contó.

Ver esta publicación en Instagram

Antes de entrar a la sala de operaciones me di cuenta de que ,si bien había hablado con mis hijos, no les había dicho todo lo que siento y lo que quiero para ellos. Sé que toda intervención quirúrgica tiene un riesgo y empecé a imaginar en lo que pasaría si no salía viva de esta experiencia. Me puse a llorar porque ya no tenía mi celular conmigo para hablarles. Quería retroceder el tiempo. Las lágrimas no paraban de caer, estaba desconsolada. Tenía que haberles dicho todo. Mi amor era demasiado grande como para guardarlo en un momento así. Una vez que desperté en la sala de recuperación conté los minutos para llegar a mi habitación, llamarlos ( por videollamada, claro) y decirles todo lo que no les había dicho: que son los mejores hijos que una madre puede tener y que estoy llena de orgullo por ellos. 🤍🤍🤍 Tenemos que hablar, decirle a nuestros seres queridos que los amamos, que son lo mejor de nuestras vidas, qué esperamos de ellos, qué deben hacer en caso les faltemos porque podría pasar. La vida se nos puede ir en un segundo y nos habremos perdido la oportunidad de llenarlos de amor y hacerlos más felices . . #HistoriasDeQuirófano #Familia #Amor #Hijos #Mamá #Maternidad #AmorInmenso #Family #EstoyAquí #Amen #Abracen #Besen #Apachurren #Hablen #Instagood #MamáEHijos #AmorPuro #Love

Una publicación compartida por É𝓻𝓲𝓴𝓪 𝓥𝓲𝓵𝓵𝓪𝓵𝓸𝓫𝓸𝓼 (@villaloboserika) el

En ese momento, la artista peruana se quebró por completo previo a ser operada. “Me puse a llorar porque ya no tenía mi celular conmigo para hablarles. Quería retroceder el tiempo. Las lágrimas no paraban de caer, estaba desconsolada. Tenía que haberles dicho todo. Mi amor era demasiado grande como para guardarlo en un momento así”, agregó.

Como se sabe, la historia sí tuvo un final feliz pese a esta dura anécdota. Érika Villalobos cuenta que cuando despertó tras ser intervenida quirúrgicamente, decidió hacer una videollamada con sus menores hijos y les dijo todo lo que tenía adentro desde que son “los mejores hijos” hasta el orgullo que siente por ellos.

“Una vez que desperté en la sala de recuperación conté los minutos para llegar a mi habitación, llamarlos (por videollamada, claro) y decirles todo lo que no les había dicho: que son los mejores hijos que una madre puede tener y que estoy llena de orgullo por ellos”, detalló en su emotiva publicación.

SU OPERACIÓN

Érika Villalobos reveló a través de sus redes sociales que fue sometida a una intervención quirúrgica. Con una foto en una camilla del hospital, la actriz peruana no dio detalles sobre por qué fue operada, solo atinó a decir que tuvo “problemas en su cuerpo que tenía que resolver”.

A veces tu cuerpo te sorprende, otras veces, por genética, sabes qué te va a tocar vivir. Esta última semana viví un poco de las dos cosas. Tuve que tomar decisiones importantes y tomarme un tiempo para resolver problemas que mi cuerpo me estaba ocasionando porque podrían empeorar”, expresó.