Tula Rodríguez habló de la salud de su esposo.
Tula Rodríguez habló de la salud de su esposo Javier Carmona. | Fuente: Instagram

La conductora Tula Rodríguez se sinceró sobre lo difícil que resulta para su familia el que su esposo Javier Carmona permanezca en estado vegetativo desde el 2018.

Como se recuerda, en los días pasados ella ha venido recordando diferentes momentos como la última vez que conversó con su pareja o la última ocasión que lo vio lúcido.

Frente a esta situación, Tula Rodríguez recalcó que su familia le brinda la fortaleza que necesita para continuar adelante. “Es una situación dura para la familia. Aquí andamos, firmes, apoyándolo, acompañándolo y con la fe intacta que pronto estaremos todos”manifestó la artista en Instagram.

Al inicio de la cuarentena, Javier Carmona fue trasladado a su casa -para evitar riesgos de contagio de la COVID-19- donde es atendido por su esposa e hija Valentina.

Asimismo, la conductora reveló que para su hija resulta una situación bastante complicada. “Para Valentina no ha sido fácil para nada la situación que le tocó vivir”, comentó.

Pese a ello, Tula Rodríguez siempre se muestra alegre y positiva, por lo que sus seguidores le preguntaron qué hacía para mantener los ánimos.

A todo intento buscarle el lado positivo, pero soy una ‘cruzada’, renegona, no soy un trozo de chocolate. Soy bien pesada; pero ahí intento hacer las cosas bien”, explicó.

Ver esta publicación en Instagram

Hace dos años un 17 de agosto como hoy a las 6:50pm llegaste a buscarnos a casa para llevarte a la clínica porque te sentías mal, quizas pudiste ir directo desde donde estabas, pero quisiste venir por nosotras. En mi desesperación bajé corriendo para sacar el auto y poder irnos, pero tú no querías bajar hasta que Valentina esté con nosotros. Yo insistí en irnos, era una emergencia, pero tú tajante dijiste: ¡Sin Valentina no me voy! Hoy lo entiendo y te lo agradezco 💖 Durante la ruta oramos para que Dios tome el control de tu vida...y Valentina te abrazaba, te decía lo mucho que te amaba y tú lleno de esa fuerza, que no sé de donde las sacaste, nos decías que éramos lo que más amabas en la vida. Todo empezó a ponerse peor, tú en la clínica, en unos minutos de lucidez me dijiste "Te quiero, confío en tí, tranquila que todo estará bien", luego miraste a Valentina y le dijiste: “Tranquila gordita, nunca olvides que te amo y pase lo que pase todo va estar bien” Lo demás es historia... Tú como hombre de televisión siempre me decías: “La función debe continuar”, y aunque aveces quisiera gritar, llorar, estar en cama todo día sé que la función no puede parar y ahora más que nunca no podemos debilitarnos, no lo permitirías. Hoy nuestra vida dio un giro se 180°, ahora yo soy la cabeza de la familia 💪🏽 y amo cuidarlos. Hoy me tocó ser la proveedora, protegerlos y lo feliz que me hace ver a Vale atenderte! Porque como siempre lo supimos, en salud y enfermedad... así que aquí estamos, frente al cañón, batallando juntos!! Hoy descubrí que no hay mejor acto de amor, que cuando solo con mirarnos y sin hablar nos decimos TE AMO ❤️ Te amo como el primer día Javier, ahora y siempre. Y agradezco a Dios que me haya permitido ser yo, tu esposa, la última persona en hablar contigo y me quedaré con lo que hablamos hasta el final de mis días. Valentina es y será la mujercita más buena del mundo y una dama como lo te lo prometí.❤️ #DiosEsBueno #DiosTieneElControl #Familia.

Una publicación compartida de Tula Rodríguez (@tulaperu) el

LA SALUD DE JAVIER CARMONA

La salud de Javier Carmona se maneja en estricta reserva, desde que el exgerente de televisión sufrió un infarto, en agosto del 2018. Posteriormente, fue sometido a una operación en el Instituto Nacional Cardiovascular (INCOR) de EsSalud.

Durante meses, su diagnóstico fue reservado. En mayo pasado, en el programa de Magaly Medina, el neurólogo Enrique Estrada Vegas certificó el diagnóstico de encefalopatía hipóxica a consecuencia de la rotura de un aneurisma. Esto causó un estado de trastorno vegetativo en el esposo de Tula Rodríguez.

Cabe recordar que debido a la pandemia por el nuevo coronavirus, Rodríguez decidió trasladar a Carmona a su casa, donde ella y su menor hija Valentina cuidan del empresario.