Violencia. Agresión. Heridos. Un partido de fútbol que se convirtió en vergüenza. Los jugadores de Boca Juniors acabaron muy afectados tras el ataque que sufrió su bus cuando se dirigía al Monumental de Núñez para medirse ante River Plate.

El vehículo recibió piedras, palos y hasta gases lacrimógenos que afectaron severamente al plantel. Pablo Pérez acabó con heridas de consideración en el brazo y Leonardo Jara sufrió cortes en la pierna. Ambos tuvieron que recibir atención médica inmediata al llegar al estadio.

El gas pimienta lanzado afectó a Wanchope Ábila, Edwin Cardona, Carlos Tevez, quienes terminaron descompensándose. Pese a ello, el partido no será suspendido. La Conmebol acordó postergar la final de la Copa Libertadores para las 5:15 p.m. (hora peruana).


¿Qué opinas?