Alianza Lima
Giuli y María posan juntas en el nuevo departamento de la niñera. | Fuente: @giulicunha

En la foto, Giuli abraza a María. María, trabajadora del hogar, tiene en brazos a Angelito, el menor de los dos hijos de Hernán Barcos y su esposa. Ambas están de pie en un balcón, detrás de una mampara de vidrio. De fondo se ve un cerro y muchas, muchas casas. Pero la única que en esta historia importa es la que se convirtió en el escenario de la fotografía publicada en Instagram. Esa que el matrimonio Barcos Cunha decidió obsequiarle a la niñera de sus pequeños. 

El viernes, antes del campeonato de Alianza Lima, Giuli subió la imagen a su red social. "Te quiero mucho, Mari. ¡Mucho, mucho, mucho! Gracias por ser tan cariñosa con nuestros hijos. "Que seas muy feliz!", fue la descripción.

Quizá el tema de fondo hubiese pasado desapercibido si no fuese porque, en los comentarios, la protagonista de esta historia contestó. "Muchas gracias. Gracias por todo, señora, a usted y a su esposo. Son los mejores jefes del mundo. Gracias, gracias por mi hermoso departamento. Es un sueño hecho realidad. Muchas gracias. Que Dios los bendiga. Los quiero muchísimo", dijo. 

En efecto, Hernán Barcos y Giuli Cunha le regalaron su casa propia a María Isabel Allcca, la encargada de cuidar a Gael (3 años, brasileño) y Angelito (6 meses, peruano), los dos engreidos de la familia del atacante blanquiazul. Familia en la que, por supuesto, Mari -como la llaman- es una más. El distrito en el que vivía (Pro, Los Olivos) no ha cambiado, pero las condiciones sí.

La palabra del 'Pirata'

Hernán Barcos, campeón con Alianza Lima, se ha caracterizado, durante estos meses, no solo por su capacidad goleadora en la cancha, sino por su ayuda constante a quienes lo rodean. En redes sociales, en más de una ocasión compartió casos de distintas personas que requerían apoyo. Además, realizó una rifa a favor de una bebé que sufría AME tipo 1, una enfermedad muy rara y degenerativa. Entre los premios se encontraban una camiseta del equipo íntimo y un auto nuevo.

No es todo. También se hizo conocido por alentar constantemente al equipo femenino del club que representa. Incluso, a las chicas les regaló un parlante y, por su cercanía, se volvió un verdadero referente para ellas. Ahora, fue el turno de María.

"Ella tiene cuatro hijos y vivía en una casa de madera. Cuando supimos su historia, decidimos buscar un departamento para que pueda vivir como se merece y tener una mejor calidad de vida. Gracias a Dios, lo conseguimos”, dijo en diálogo con Radio Unión.

El corazón de Hernán Barcos, al igual que el de su esposa, es grande. Inmenso. Lo suficiente como para compartir con quienes no tienen su suerte. Lo suficiente como para desprenderse de miles de dólares y cambiarlos por felicidad para propios y ajenos. Es grande, desprendido y, sin dudas, blanquiazul.

Nuestro Podcast

Espacio Vital

Un estudio de investigadores peruanos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos determinó que en los alimentos y las superficies no se mantiene la covid-19. El Dr. Elmer Huerta nos explica los detalles.