César Vallejo y Molinos El Pirata | Fuente: Copa Perú Oficial / Segunda División

Tras el descenso en el 2017 de Juan Aurich y Alianza Atlético la costa norte del país, luego de mucho tiempo, se quedó sin representantes en el fútbol de primera división. Sin embargo, un año después, hasta cuatro equipos (Vallejo, Mannucci, Juan Aurich y Molinos El Pirata) llegaron a instancias decisivas de los dos torneos de ascenso. Finalmente, fueron los “poetas” y leonardinos, los que lograron los títulos de Segunda y Copa Perú, respectivamente. Conseguido el objetivo, la pregunta se cae de madura ¿Qué les espera?

Similitudes y diferencias

Ambos son manejados por empresas privadas, pero institucionalmente distintos. César Vallejo cuenta con un respaldo económico importante, que incluso le permitió armar un equipo repleto de futbolistas con pasado reciente en Primera. La estabilidad económica le ha dado la tranquilidad para poder instaurar sus divisiones menores y escoger al distrito liberteño de Casa Grande como su fortín.

En el caso de Molinos El Pirata, la inversión en Copa Perú fue importante, con un técnico como Juan Carlos Bazalar y con la inclusión de refuerzos como Manuel Calderón, Alejandro Ramírez, entre otros. La diferencia, está en el cambio brusco que va a tener que afrontar tras dar el salto del amateurismo al fútbol profesional, situación que no se siente mucho en el caso de la Segunda.

El alejamiento de las capitales es casi un hecho. César Vallejo disputó todo el torneo de ascenso en Casa Grande, distrito que se encuentra a 45 minutos al norte de Trujillo y todo hace indicar que mantendrá esa localía. El Pirata, no tanto por convicción sino por necesidad, deberá mantenerse fuera de Chiclayo. Con el Carlos Castañeda de José Leonardo Ortiz (distrito al que pertenece) y el Elías Aguirre sin las condiciones dadas para albergar fútbol profesional, Lambayeque surge como principal alternativa para establecerse, aunque el César Flores Marigorda necesita algunas mejoras para quedar apto.

Tienen tiempo para planificar. A diferencia de años anteriores esta vez, los campeones de Copa Perú y Segunda División, terminaron sus campañas a falta de un mes para que acabe el año, lo que les permite tener más tiempo para determinar su plantel, sacándoles una ventaja a los clubes que subirán a través del cuadrangular final.

¿Qué opinas?