Dos goles en los últimos minutos, uno de Luis Suárez en el minuto 85 y otro de Lionel Messi en el 86, le dieron prácticamente el título de LaLiga al Barcelona después de derrotar por 2-0 al Atlético de Madrid, que jugó 62 minutos con uno menos por la expulsión de Diego Costa y que resistió casi hasta el final ante la extraordinaria actuación de Jan Oblak.

Un triunfo que sirve a los de Ernesto Valverde para poner la directa hacia su octavo campeonato doméstico en los últimos once años. Ahora el Barza tiene once puntos de ventaja, más la diferencia de goles con el Atlético (segundo clasificado), con siete partidos por jugarse.

El tanto de Luis Suárez, en el 85, fue decisivo. El uruguayo, con una magnífica rosca, batió a Oblak, que hasta entonces había mantenido vivo a su equipo. En la siguiente jugada, Messi cerró el partido y prácticamente el campeonato en una acción individual. EFE

Ficha técnica:

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Semedo, min. 84), Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic, Arthur (Malcom, min. 63); Messi, Coutinho (Aleñá, min. 80) y Suárez.

Atlético de Madrid: Oblak; Arias (Correa, min. 34), Godín, Giménez, Filipe Luis (Morata, min. 58); Sául, Rodrigo (Juanfran, min. 88), Thomas, Koke; Griezmann y Diego Costa.

BARCELONA VS. ATLÉTICO DE MADRID. LA PREVIA

El Camp Nou acogerá lo más parecido a una final liguera, en la que el Atlético de Madrid goza de la última oportunidad para avivar un título que, a falta de ocho jornadas, el Barcelona tiene controlado con una ventaja de ocho puntos con respecto al equipo rojiblanco.

Con la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Manchester United en el horizonte, Ernesto Valverde quiere encarrilar el título liguero cuanto antes para centrarse en la competición continental, el trofeo que, a principios de curso, Lionel Messi calificó como "esa copa linda y deseada".

Un objetivo que pasa por sumar los tres puntos ante el Atlético de Madrid. Con el Real Madrid descartado en la pugna final por la cima, solo el equipo de Diego Simeone puede poner en duda la jerarquía con la que los azulgrana han dominado la competición.

Goza de un colchón considerable el Barcelona, si bien el vestuario azulgrana no quiere sustos. Quizá por ello, en las últimas semanas tanto Valverde como algunos pesos pesados de la primera plantilla recuerdan lo sucedido hace tres años, cuando el Barça tenía ocho puntos más que el Atlético y doce más que el Real Madrid en la jornada 29 y, a cuatro fechas para el final, el equipo colchonero dio caza al líder.

Este fin de semana se disputa la jornada 31. De ganar, el Barcelona afrontaría los últimos siete partidos ligueros con una renta de once puntos, suficientes para reservar a jugadores clave en la Liga con vistas a las eliminatorias de 'Champions'.


Así llega Atlético de Madrid


Enfrente, el Atlético está ante una ocasión. A diez puntos hace dos jornadas del liderato, ahora está a ocho; cinco si consigue el triunfo en el Camp Nou, además de la diferencia particular en sus enfrentamientos directos, en juego por el 1-1 de la primera vuelta en el Metropolitano con el gol azulgrana en los instantes finales.

Una oportunidad quizá contra la lógica, tal y como ha sido el desarrollo hasta ahora de la competición de este curso, y contra la historia de la Liga de tres puntos, porque nadie remontó tal cantidad para ser campeón a falta de tan poco, y de la era Simeone en el Camp Nou, donde nunca ha ganado un partido en once visitas.

Otra Liga pendiente de ese estadio. En este caso la posibilidad de competir por ella. No ha vencido nunca allí un encuentro, pero sí ganó el campeonato con un 1-1 el 17 de mayo de 2014 y construyó dos clasificaciones para las semifinales de la Liga de Campeones, en 2014 y 2016. Ahora pone en juego su ambición sin términos medios: ganar, ganar, ganar... O adiós a la Liga. No hay ningún matiz.

Ni hay margen para el conformismo ni para la especulación. Ni siquiera para armarse solo en torno a su área como en alguna que otra ocasión en ese campo, cuando el empate también aparentaba ser un resultado favorable. Nada de eso le vale. Sólo es útil la victoria. Sólo así podrá creer que el campeonato todavía es posible.

En eso está el Atlético, reanimado del batacazo en la Liga de Campeones en Turín frente al Juventus (3-0) y de la derrota siguiente en Bilbao (2-0), cuando la Liga pareció imposible, con dos victorias consecutivas, seis goles a favor y cero en contra: 0-4 al Alavés en Vitoria y 2-0 al Girona en el Wanda Metropolitano.

Un impulso de ánimo, confianza y convicción para el equipo, que dispone de Diego Costa, Álvaro Morata, ambos en duda durante la semana por diferentes molestias, y de todos menos Thomas Lemar para insistir en el asalto a la Liga, además de la conocida baja de Lucas Hernández, que ya no volverá a jugar más con el Atlético.

Además, más allá del césped, las miradas también estarán puestas en las gradas, donde la afición azulgrana se reencontrará con Griezmann por primera vez desde que el año pasado descartó fichar por el Barcelona para seguir en el Atlético con el documental 'La Decisión'.


¿Qué opinas?