CORONAVIRUS
El partido entre Rosario Central y Colón de Santa Fe fue uno de los últimos partidos que se jugó en Argentina | Fuente: @CARCoficial

Oficial. La Superliga argentina anunció la suspensión temporal de la Copa de fútbol 2020 ante un pedido del ministerio de Deportes por la pandemia del coronavirus.

La medida es adoptada en medio de los esfuerzos del gobierno por frenar el avance de la pandemia que en Argentina registró hasta el lunes 65 casos, dos de ellos fatales.

El ministro de Deportes, Matías Lammens, solicitó que se suspenda "la realización de los partidos de todas las categorías programados hasta el día 31 de marzo".

También recomendó la suspensión de entrenamientos, en una carta dirigida a la Superliga Argentina de fútbol.

El torneo argentino es el último en Sudamérica en ser suspendido por el coronavirus.

 

Los futbolistas que juegan en la liga nacional habían expresado su preocupación por la continuidad del torneo, incluso a puertas cerradas.

El miércoles los capitanes de los equipos iban a sostener una reunión en su sindicato, Futbolistas Argentinos Agremiados, para discutir la situación y plantear un cese de actividades de forma unilateral. 

El domingo, el presidente Alberto Fernández había anunciado una serie de medidas restrictivas para frenar el avance del COVID-19, pero también había dejado en claro su intención de que el fútbol continuara actividades. 

"Si el fútbol se juega a puertas cerradas, yo no tengo inconvenientes. Me encantaría que, en este tiempo, lo pasen sin sistema codificado (pago), por TV abierta, para que los que se tienen que quedar en casa tengan un divertimento", había expresado Fernández en conferencia de prensa. 

Sin embargo, el Ejecutivo debió cambiar su determinación ante las manifestaciones públicas de futbolistas, entrenadores y otros protagonistas, que dejaron entrever la posibilidad de decidir un paro por su propia cuenta si los funcionarios no reveían su idea inicial.