El fútbol también sufre por la crisis social y económica que golpea a Venezuela. | Fuente: Carabobo FC

La crisis económica y social que atraviesa Venezuela no es ajena al fútbol. El torneo local y la selección 'Vinotinto' se han visto seriamente afectadas ante la falta de recursos y el entendible poco respaldo de los hinchas. Hoy ver un partido de fútbol puede considerarse un autentico lujo en el país gobernando por Nicolás Maduro.

Primero son las penurias que tienen que vivir los futbolistas del torneo local. Según La Républica de Colombia, un futbolista promedio en Venezuela está ganando entre US$7 y US$50 al mes. A esto se suma la precariedad que tienen que afrontar en cada entrenamiento debido a la falta de indumentaria deportiva.

Hace algunos días Richard Blanco, jugador del Mineros de Guayana compartió una imagen de los balones que utilizan en los partidos oficiales, evidenciándose el mal estado de los mismos.

"Los preparados físicos nos piden hasta cuatro comidas al día, uno por lo general puedes comerte una sola comida", narró Luis Gonzales, juvenil del Caracas FC, al programa Voz de América. "Estamos sobreviviendo, por que eso es lo que hacemos los venezolanos sobrevivir", añadió Ronel Castillo, otro canterano del mismo elenco.

Por otro lado, es habitual ver estadios vacíos en cada jornada por la falta de recurso de los hinchas. Una entrada puede llegar a costar 4 dólares, casi un sueldo básico para los venezolanos. En lo que va del 2018, el partido que más espectadores llevo fue el Estudiantes de Mérida vs Caracas FC, con un total de 8.505 aficionados.

La Selección de Venezuela también sufre esta crisis, pues su principal patrocinador a incumplido con los ingresos económicos. Se trata de la petrolera estatal Pdvsa, que ha tenido pérdidas por US$150.000 millones en los últimos años. Los contratos con Adidas, Movistar y otros patrocinadores ya están por culminar y todo indica que no tienen intenciones de renovar.

¿Qué opinas?