El gol fue catalogado como uno de los más ridículos en la historia de la Copa de Estonia. | Fuente: AS TV

Uno de los autogoles más absurdos de los últimos años se vio en el partido entre Levadia y el Praide en la Copa de Estonia. El conjunto visitante se confió demasiado en los primeros segundos del encuentro y una falta de coordinación les costó la victoria.

El Praide tuvo es saque inicial y los jugadores comenzaron a darse pases en su campo ante la poca presión de sus rivales. La mala posición del portero del Praide hizo que no pudiera alcanzar un pase de su defensor y el balón terminó ingresando en su propio arco.

Todo esto pasó en los primeros 14 segundos de juego y los jugadores del Levadia festejaron mientras sonreían por lo increíble de la acción. El equipo local terminó ganando 3-1 y pasó a la siguiente fase del torneo.


Sepa más:
¿Qué opinas?