AFP

En Goodison Park, Arsene Wenger a punto estuvo de repetir experiencia. Los "cañoneros" goleados en abril pasado por el Everton de Roberto Martúnez (3-0), habían ganado los seis partidos de Liga posteriores y esperaban un séptimo triunfo liguero consecutivo, algo que no logran desde marzo de 2012, pero sólo evitaron la derrota gracias a una afortunada reacción en los últimos siete minutos.

En el arranque del encuentro, jugó mejor el Arsenal hasta que una falta lateral mal defendida ofreció al lateral Seamus Coleman la oportunidad de adelantar al Everton con un gol de cabeza (m.19).

Justo antes del descanso, un error de Per Mertesacker y otro del juez asistente condenaron a los cañoneros. El alemán, demasiado blando, dejó que Romelu Lukaku montase un contragolpe que concluyó con un pase hacia Naismith, que aprovechó su posición adelantada para anotar un gol que no debería haber subido al marcador.

El Arsenal, que pudo verse goleado, reaccionó en el cuarto de hora final, con la entrada al campo del costarricense Joel Campbell y Santiago Cazorla. El español dio a Aaron Ramsey un pase perfecto para que éste anotase (m.83) el primer gol visitante.

Luego, con el Everton asustado ante la posibilidad del empate, el francés Olivier Giroud, que había sustituido al chileno Alexis Sánchez, remató de cabeza un gran centro del español Nacho Monreal y rescató un punto para los de Wenger.

El empate del Arsenal permite que el Chelsea concluya el sábado con el Swansea como único competidor por el primer puesto, pero por detrás de los "blues" por diferencia de goles.