Captura Youtube

Los errores arbitrales son parte del fútbol y muchas veces pueden decidir el destino del mismo, sin embargo nunca un choque desató tanta polémica como el Corea del Sur vs. Italia del Mundial 2002.

El cuadro coreano logró una histórica clasificación a cuartos de final, pero el que se llevó todo el protagonismo fue el arbitro ecuatoriano Byron Moreno.

El Estadio Mundialista de Daejeon fue testigo de uno de los partidos más extraños del Mundial y se vio claramente como fue mermando el rendimiento de una potencia como Italia en el tiempo extra.

El primer gol del compromiso fue para la ´Azurri´ por medio de ariete italiano Christian Vieri, el denominado ´Toro´ anotó de cabeza a los 18 minutos.

El partido comenzaba a acabarse y Dayron Moreno se había encargado de sacar del encuentro a Italia con faltas no cobradas y goles no convalidados, ya a dos minutos del final del tiempo reglamentario, Seol Ki-Hyeon convirtió el empate que forzó el tiempo extra.

En la prórroga, Corea del Sur contó con chances esporádicas y una jugada de balón parado definió el destino del encuentro, Ahn Jung-Hwan concretó de cabeza a los 117 minutos un gol histórico que selló el pase de los coreanos a cuartos de final.