Brasil se proclamó campeona hoy en Bangkok al derrotar a España por 2-3 y sumó su quinta corona Mundial en fútbol sala tras las victorias en Holanda (1989), Hong Kong (1992), España (1996) y Brasil (2008) e igualó a la sección de fútbol 11 con el pentacampeonato.

Neto (24 y 49 minutos) y Falcao (36) anotaron los goles del triunfo brasileño, mientras que Torras (29) y Aicardo (30) lo hicieron para la "Roja".

Tras más de siete años y 119 partidos jugados, España volvió a perder un partido de fútbol sala, precisamente ante el mismo rival que en su última derrota, el 11 de noviembre de 2005 en Brasil.

El árbitro peruano Héctor Rojas mostró tarjeta amarilla a los españoles Fernandao y Kike, y a los brasileños Ari, Neto y Tiago. La final se disputó en el Indoor Stadium Huamark ante 8.000 espectadores.