Son muchos los casos de padres e hijos que brillaron en el fútbol internacional, en algunas ocasiones los hijos llevaron una gran responsabilidad y no estuvieron a la altura.

Si tenemos que hablar de una familia identificada con un club y con el fútbol, siempre se evocará a los Maldini; Cesare fue capitán del Milan y ganó todo con el cuadro lombardo, sin embargo jamás pensó que su hijo Paolo superaría su legado, ganando más campeonatos y convirtiéndose en el jugador con más apariciones del club "Rossoneri".

En Francia, hablar de Zinedine Zidane es tocar al "más grande" de todos los tiempos, carga que deberá superar su hijo, Enzo Zidane que juega en la reserva del Real Madrid, el hábil volante ya entrenó con el primer equipo y está a la espera que José Mourinho le dé la confianza para aparecer en el banco de suplentes.

Finalmente, un futbolista que no pudo con el nombre de su padre fue Jordi Cruyff, que tuvo constantes lesiones que no le permitieron superar las hazañas de su padre Johan Cruyff.