Jorge Valdano: Josep Guardiola es un revolucionario

El exdirector del Real Madrid bañó de elogios a Josep Guardiola, quien a mitad de año asumirás las riendas del Bayern de Múnich.

El exfutbolista y entrenador argentino Jorge Valdano dijo que cada vez se juega menos al fútbol "por la obsesión táctica" y afirmó que Josep Guardiola "es el gran revolucionario de estos días, porque alcanzó el resultado desde el amor al estilo, al juego, al jugador".

"La táctica oculta la técnica. Y la táctica hace más importante al entrenador que al jugador. La otra causa es la desesperación por el resultado. Sólo ataca el que va perdiendo. La mayoría de los entrenadores ama más el resultado que el juego", dijo el también exdirector general del Real Madrid.

Tras indicar que "se le llama modernidad a cualquier cosa que gane un partido", Valdano ponderó a su compatriota Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, en una entrevista publicada por el sitio NosDigital.

"Al lado del Real Madrid y del Barcelona es muy difícil sobrevivir y el "Cholo" está haciendo un gran trabajo. Ha construido un equipo competitivo con un fuerte contenido táctico y una alta emotividad. Tiene mérito", comentó.

En cuanto a Marcelo Bielsa, exseleccionador argentino y actual técnico del Athletic de Bilbao, dijo: "es uno de los entrenadores más generosos que he conocido en mi vida. Cuando digo la palabra generoso la digo con respecto al juego. Ataca con mucha gente, saca la pelota jugada desde el fondo, renuncia a la picardía por su obsesión ética, cuando va ganado sigue atacando como si se acabara el mundo".

"Con Marcelo se puede discutir por cuestiones de velocidad (de ritmo de juego), pero la intención es intachable. Si queremos volver a la grandeza (en las buenas y en las malas), miremos a Bielsa", sentenció.

Valdano opinó que "los buenos jugadores son más resistentes que las malas hierbas. En el Madrid están Ozil, Kaka, Modric; en el Barza basta con nombrar a Iniesta; en Alemania ya empezaron a salir. Basta con devolverle la pelota a los jugadores para que la tendencia cambie".

"De todos modos cuando hablamos del 10, no nos imaginemos a un tipo que camina la cancha y la toca una vez cada diez minutos. El 10 tiene que demostrar su importancia mostrándose con el mismo fanatismo que tienen los que salen a no dejar jugar", dijo.

EFE