COPA AMERICA
Miguel Angel Borja disputa el balón con Alexander Callens durante el Perú vs Colombia | Fuente: AFP | Fotógrafo: NELSON ALMEIDA

“Es muy importante para nosotros ver jugadores en esta competencia”, palabra de Ricardo Gareca en la conferencia de prensa post derrota ante Brasil. Esto era un firmado que dejaba en evidencia un objetivo relevante en esta Copa América. El DT de la selección peruana quería encontrar más respuestas de futbolistas que por primera vez eran citados, que tienen pocas citaciones o que son llamados constantemente pero que hasta ese momento terminaban los partidos como los iniciaban.

¿Por qué más respuestas? ¿Acaso hubo una en particular? La de Marcos López en Quito, producto de la necesidad, tras la expulsión de Miguel Trauco, abrió el camino. Con Brasil el método no funcionó. Fue abrupto, sí. En un momento difícil y con el rival más fuerte de todos.

La idea, de todas formas, de insertar nombres protegidos por el grupo había funcionado y ante Colombia era otra linda escena. El nombre de Alexander Callens apareció generando dudas. Más allá de su gran cantidad de partidos por temporada en la MLS no se le había visto a este nivel. Sumado a que Luis Abram en la defensa que reconstruyó Ricardo Gareca es uno de los más regulares después de Rusia 2018.

 COPA AMERICA
Alexander Callens celebra con Pedro Gallese tras ganar a Colombia en la Copa América | Fuente: AFP | Fotógrafo: NELSON ALMEIDA

Vaya rendimiento del defensor del New York City. No solo por juego. Porque estuvo rápido en los cierres, atento a los despejes (siete en total) y siempre mostrándose como opción de pase para la salida limpia (38 toques y 72% de precisión). Además, por la personalidad. Apenas es el primer partido de titular en un partido oficial, es verdad, pero se sigue encontrando respuestas positivas.

.


NUESTRO PODCAST

Maradona: La mano de Dios y el gol del siglo

Diego Armando Maradona dejó su impronta para siempre en dos jugadas que pasaron a la historia del fútbol hace 34 años frente a Inglaterra: el gol del siglo y la mano de Dios.