Cinco personas recibieron un total de 80 latigazos cada una en la ciudad de Herat, situada en el oeste de Afganistán, tras ser acusadas de consumir alcohol y ser condenadas por ello por un tribunal local, informó hoy a Efe una fuente oficial.

Según el portavoz del gobernador de la ciudad, Muhaiudín Nuri, los condenados fueron arrestados días atrás y el domingo fueron presentados ante el tribunal, que tras escuchar su confesión impuso el mencionado castigo.

De acuerdo con los datos recogidos por la agencia local AIP,unas 50 personas han sido arrestadas en la ciudad de Herat desde que comenzara el año y condenadas a largos períodos de internamiento o a ser golpeadas con látigos.

La Constitución afgana incluye interpretaciones rigoristas de la ley islámica o "sharía", que permiten a la Policía perseguir, arrestar y conducir ante los tribunales competentes a las personas que consuman alcohol.

Sin embargo, en numerosas ocasiones los agentes afganos toleran el consumo de este tipo de sustancias a cambio de sobornos.

Los latigazos o ejecuciones públicas ya eran castigos habituales en Afganistán durante el régimen de los talibanes, que fueron derrocados en 2001 tras la invasión de EEUU pero que llevan más de una década de guerra contra las fuerzas afganas y extranjeras.

Las tropas de la OTAN tienen prevista su retirada final del país asiático en 2014.

EFE