El avión Solar Impulse completó hoy el primer vuelo intercontinental propulsado únicamente por la energía que capta del sol y almacena en sus alas.

El prototipo capaz de volar sin combustible aterrizó a las 20.00 hora local (18.00 GMT) en el aeródromo de Payerne, una localidad ubicada en el noroeste de Suiza donde tiene su hangar, tras completar un vuelo de 6.000 kilómetros que le llevó hasta Ouarzazate, en el centro de Marruecos, con escalas en Madrid y Toulouse (Francia).

El psiquiatra y aventurero suizo Bernard Piccard y el expiloto militar André Borschberg, impulsores de este proyecto, han querido demostrar el enorme potencial de las fuentes de energías renovables y su fiabilidad.

EFE