Facebook/Blancanieves

Después de triunfar en los premios Goya, "Blancanieves" aterriza esta semana en los cines de los Estados Unidos con la confianza de "encantar" a los espectadores en uno de los territorios "más difíciles" para el cine extranjero en opinión de su director, Pablo Berger.

"No es fácil ligarse a un distribuidor americano. Pero "Blancanieves" fue una chica guapa a la que le salieron muchos novios", dijo con orgullo el realizador español en una entrevista con Efe.

Pese a que encontrar distribuidores extranjeros es uno de los retos más difíciles para los directores, Berger explicó que en este caso la película "habla por sí sola" y fueron muchas productoras las que se interesaron por el filme tras su presentación oficial en Toronto.

Así, esta versión española muda y en blanco y negro del cuento de los Hermanos Grimm llegará a la gran pantalla en Nueva York y Los Ángeles, y en los próximos meses se empezará a distribuir en el resto del país.

"Sabemos que hay un público que está respondiendo muy bien a la película", dijo el director tras la buena aceptación del filme en el Spanish Cinema Now de Nueva York y en la American Cinematheque de Los Ángeles.

Aunque está previsto que "Blancanieves" llegue a los cines de otros países como Suiza, Bulgaria, Rusia, Grecia o México, Berger destacó que se siente "muy afortunado" de poder hacerlo en los EE.UU. porque "es el centro de la industria cinematográfica y abre nuevas posibilidades".

Aunque Berger va megáfono en mano al grito de "pasen y vean Blancanieves" por todo el mundo, confesó que ya tiene ganas de que el tren "se pare" para volver a su productora, releer un par de guiones que tiene ya escritos y pensar cuál será su siguiente "locura".

Pese a que "Blancanieves" ha tenido un "final feliz", llevándose el Goya a la mejor película el pasado febrero, el español reconoció que no ha sido fácil llegar hasta aquí, pues el camino ha sido "largo, difícil y lleno de obstáculos".

EFE