"Para ser un buen médico se debe tener mucha dedicación, paciencia, perseverancia y sobre todo mucha vocación de servicio", expresó el  médico cirujano y oncólogo Carlos Vallejos, quien tiene más de 40 años dedicados a esta noble profesión.

Vallejos destacó la importancia del trato igualitario para el paciente tanto en el sector público como privado y enfatizó en la tarea de persuadir a la población para prevenir el cáncer. "Toda persona que tiene ese diagnóstico debe ser bien atendido, como ser humano", afirmó.

Asimismo, señaló que el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, donde fue director durante 10 años, contribuye a la aplicación de conocimientos para combatir el cáncer a través de diversos tratamientos. "Siempre se pretende llegar a la esencia del problema y ningún paciente se queda sin atención", manifestó.

Carlos Vallejos recordó con nostalgia que su inclinación por la medicina nació durante su niñez, "yo le cargaba el maletín al médico que venía todos los días a atender a mi abuela", dijo.

La formación del galeno, en el colegio San Andrés influyó mucho en su personalidad y fortaleció su vocación profesional. "Salí con un sentimiento muy claro y el lema que nos inculcaban: El temor a Dios es el principio de la sabiduría", recordó.

Visítenos en: http://www.facebook.com/peruanosensusalsaRPP