Claudia Jimenez propone mucho brillo y romanticismo para la temporada

Sus diseños incluyeron un amplio rango de prendas, decoradas al milímetro con pedrería.

Brillos, gasas, encajes y mucha fantasía propone la diseñadora peruana Claudia Jimenez para esta temporada, en su reciente colección, a la que bautizó como “So much love” (Tanto amor).

En 42 vestidos finamente trabajados, Jimenez dejó en claro que es una eterna romántica y amante de las siluetas clásicas, femeninas y que su trabajo nunca deja pasar por alto ni el más mínimo detalle.

Aunque sus prendas evocan el glamour de los tiempos del cine mudo, la diseñadora explicó a RPP Noticias que su influencia no ha sido precisamente lo vintage, sino sus propias emociones mientras ideaba esta propuesta.

“No me inspiro en algo en especifico, como una épica. Todo ha fluido de acuerdo a mi estado de ánimo. Básicamente son las circunstancias por las que estoy atravesando, qué es lo que me nace. Luego sale el proceso creativo”, precisó.

El desfile, realizado en la emblemática Casa Prado el pasado miércoles, fue en beneficio de la Asociación Hecho con Amor, que apoya a personas de escasos recursos que sufren de Esclerosis múltiple.

El show inició con un impresionante vestido rojo carmesí, adornado con un delicado cinturón negro y una voluminosa falda de pétalos de gasas, que marcaba el rumbo dramático de la colección.

Le siguió un bloque de trajes de noche del mismo color, algunos de ellos con el escote y la espalda completamente cubiertos, otros con un aire más audaz. Todos mantuvieron en común la presencia de encajes, toques de negro y siluetas modernizadas.

La segunda secuencia estuvo dedicada al color negro. Aquí la diseñadora entregó vestidos de gala y de coctel, pantalones, blusas, corpiños y mucha pedrería (una de las más impresionantes la trabajó en un vestido corto strapless a manera de animal print, con brillos plateados y piedras negras).

El camote fue el centro de la tercera pasada, con una gran variedad de prendas en las que Jimenez deja una huella atemporal, juvenil y definitivamente femenina.

El dorado y el plata fueron los colores con los que se cerró la pasarela, una oportunidad para que la creadora experimente libremente con los canutillos y las mostacillas, sin temor pero con buen gusto.

“Cuando empecé a hacer la colección, por el mismo nombre, decidí incluir el rojo. Luego seguí el tema de las tendencias: ahora esta muy de moda los platas, los dorados, los negros, que son siempre muy elegantes, y el camote. Soy muy detallista. Esta colección ha sido un arduo trabajo. Miles de horas, miles de piedras. El resultado lo pueden ver”, comentó Jimenez.

En cuanto a sus planes a futuro, la diseñadora adelantó que, luego de un merecido descanso, comenzará a trabajar en su colección Primavera-Verano 2013, que espera poder presentar en la Semana de la Moda de Lima (Lifweek), si es que se abre una plataforma para esta temporada.

Por Renzo Napa (@renzonapa)