La presidenta argentina, Cristina Fernández, se encuentra "estable" y permanecerá hospitalizada en Buenos Aires para "completar el tratamiento con control clínico" del cuadro de sigmoiditis que padece, por lo que no asistirá a la cumbre del G20 en Australia, informaron hoy fuentes oficiales.

La mandataria "cursa el cuarto día de internación" en el sanatorio privado Otamendi de la capital argentina y está siguiendo una "dieta especial, cumpliendo tratamiento sintomático y antibiótico", según el último parte médico difundido hoy por la Unidad Médica Presidencial.

Los facultativos que atienden a Fernández le contraindicaron la realización de desplazamientos, inicialmente y como mínimo, por diez días, por lo que la jefa de Estado argentina no podrá participar en la reunión del G20, que se celebrará en la ciudad australiana de Brisbane los próximos 15 y 16 de noviembre.

En su lugar, asistirán el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el canciller, Héctor Timerman, según indica la Presidencia del Gobierno en su página web.

El más reciente informe médico, firmado por los doctores Marcelo Ballesteros y Daniel Fernández, señala que Fernández, de 61 años, "continúa internada para completar el tratamiento, con control clínico y estudios de rutina" de la sigmoiditis, una infección de la parte del colon denominada sigmoide, que padece.

EFE