Cuando la soledad puede ser una buena compañía

Las relaciones con las demás personas deberían ocupar un lugar prioritario y son necesarias para el ser humano ya que el hombre como la mujer son un ser social.
Morguefile-Zion

Hay personas que para estar bien necesitan de la compañía de alguien, sin embargo hay otras que disfrutan estando solas, ¿cómo diferenciar cuándo se es realmente una persona solitaria con respecto a la soledad o a la ausencia de compañía?

Muchas veces por convencionalismos sociales y por temor a quedarse solas, hay personas que deciden unir sus vidas a otras pensando que de esta manera están solucionando sus problemas. Esto podría conllevar a un conflicto mayor, pues si la soledad no se asume con madurez, y más bien se toman decisiones precipitadas, pueden terminar en el camino equivocado.

¿Existe realmente la soledad? Hay quienes señalan que no, pues aducen que siempre hay alguien que está velando por uno, ya sea de cerca o de lejos, que siempre está pendiente aunque sea con el pensamiento.

Por el contrario, aquellas personas que han perdido a un ser querido, que no tienen a una pareja al lado, o que por su forma de ser les cuesta relacionarse con la gente, afirman que sí existe la soledad, y esa carencia de afecto o compañía muchas veces les genera angustia y depresión.

Existe otro grupo de personas que buscan un espacio propio donde puedan realizarse a sí mismas haciendo sus cosas solas, que no se complican la vida si asisten sin compañía a un viaje, a un concierto, a ver libros, hacer compras o caminar, simplemente.

Son quienes han logrado superar una etapa de dependencia para hacer lo que les gusta en completa libertad; pero que también disfrutarían de ese momento si lo hacen con una grata compañía.

También se da el caso de hombres y mujeres que con tal de evitar la soledad, cubren todos sus espacios de vida con actividades o establecen y buscan relaciones sin sentido con otras personas para sentirse acompañadas. En otras palabras, podría entenderse como el miedo a enfrentarse consigo mismos, con sus pensamientos, sus dudas, temores, frustraciones e inseguridad.

Hay un momento en la vida en que la persona debe aprender a estar sola o solo, dejar de sentir la necesidad constante de estar acompañado de otras gentes y tener la capacidad de afrontar por sí mismo aquellas cosas que teme hacerlas solo.

Los extremos nunca son buenos; las relaciones con las demás personas deberían ocupar un lugar prioritario y son necesarias para el ser humano ya que el hombre como la mujer son un ser social.

************************************
Para participar del programa en vivo puedes llamar al 212-7165, 212-4100 y la línea en el interior del país totalmente gratuita el 0800-13140, también lo podrás hacer a través del Facebook de Confidencias
************************************
Si deseas dar un testimonio sobre este caso u otro, puedes escribirnos a confidencias@gruporpp.com.pe
************************************
Confidencias, de lunes a viernes a partir de las 11:30 de la mañana por RPP Noticias (89.7 FM o 730 AM).
***************
Si eres oyente de Confidencias, te invitamos a seguirnos también por el Facebook. Ingresa a Confidencias y marca “Me gusta”.
***************
Producción y redacción de textos: Amelia Villanueva Ramirez