Captura Elmundo.es

Estados Unidos (EE.UU.) está tras los pasos de Hafiz Saeed, acusado de ser responsable de los atentados de Bombay en 2008, a cuya cabeza ha puesto el precio de 10 millones de dólares.

El gobierno de Barack Obama hizo pública la jugosa recompensa para lograr la captura del fundador del grupo miliciano paquistaní, que tras el atentado en la India cobró la vida de 166 personas, entre ellos seis ciudadanos de nacionalidad americana.

Además, hay una recompensa de dos millones de dólares para quien o quienes entreguen información sobre el paradero del lugarteniente de Saeed.

Ambos forman parte del grupo Lashkar-e-Taiba, creado en la década de 1990 con la ayuda de la agencia de Inteligencia de Pakistán con el objetivo de ejercer presión sobre su gran rival, la India, por el disputado territorio de Cachemira.

El caso de Saeed, ex profesor de Ingeniería de 61 años, no es usual porque su paradero no es un misterio, refiere el portal de Elmundo.es.

Analistas coinciden en que, pese a que Pakistán proscribió al grupo miliciano en 2002, no han hecho mucho por perseguir al grupo liderado por Saeed.