En la víspera se informó que el imponente edificio residencial más alto de la Unión Europea, llamado InTempo, no contaba con ascensores. Si bien el rascacielos aún está en construcción en la ciudad de Benidorm (España), el diario El País aseguró que este carecía del foso de ascensor.

De acuerdo al medio español, entre otras deficiencias técnicas y problemas financieros, en el diseño de InTempo no se había tenido en cuenta el foso del ascensor, generando esta afirmación diversos comentarios en las redes sociales.

No obstante, esta información fue refutada tras recordarse la difusión de una foto en la que se refleja cómo una periodista había subido en ascensor hasta el piso 45 del rascacielos.

Del mismo modo, la propia cuenta en Twitter de InTempo afirmó horas después que el edificio sí cuenta con ascensores.

En tanto, la situación del proyecto actualmente es compleja al adeudar 2,5 millones a sus proveedores.

El edificio InTempo, de 52 plantas y que alcanza los 200 metros de altura, está configurado por dos torres siamesas unidas en su parte superior por un cono invertido que semeja un diamante. Su construcción ha estado plagada de numerosas irregularidades y varias polémicas, según el mismo medio español.

De los 269 apartamentos proyectados, hasta la fecha se ha vendido un total de 140, según datos a los que tuvo acceso EFE. Está previsto que en el 2014 se inaugure este coloso de la arquitectura residencial, cuya obras se iniciaron a mediados de 2008.

El rascacielos está nominado a la mejor construcción del mundo realizada en hormigón estructural en los últimos años en el marco de los premios internacionales FIB, en la categoría de inmuebles, que se entregarán en Bombay (India) en febrero del próximo año.