EFE

La fiscalía del estado de Connecticut divulgará este lunes su informe sobre la investigación del tiroteo en la escuela Sandy Hook de la pequeña ciudad de Newtown (EE.UU.) hace casi un año, en la que veinte niños y seis adultos fueron asesinados, señalaron hoy las autoridades.

El joven Adam Lanza, de 20 años, asesinó el 14 de diciembre pasado a su madre Nancy en casa y posteriormente se dirigió con un rifle de asalto semiautomático y dos pistolas a la escuela, donde cometió la matanza antes de suicidarse.

Según anunciaron las autoridades, el informe de la fiscalía será divulgado a través de internet hacia las 20:00 GMT y no habrá rueda de prensa o declaraciones, según se anunció el pasado viernes.

El documento será un resumen del informe elaborado por la policía del estado, del que se espera que tenga miles de páginas y que será divulgado más adelante en una fecha que todavía no se ha precisado.

El fiscal del distrito, Stephen Sedensky, se reunió en la noche del jueves y en la mañana del viernes con familiares de las 26 víctimas para explicarles el proceso, según han indicado medios locales en los últimos días.

Tras esas reuniones, varios familiares han señalado que el documento incluye pocas cosas que las autoridades no les hayan ido comunicando poco a poco según avanzaba la investigación.

Luego de matar a su madre Nancy en la casa en la que ambos vivían, Adam lanza se dirigió a la escuela donde entró disparando contra una ventana.

Primero mató a tiros a la directora del centro, Dawn Hochsprung, y a la psicóloga Mary Scherlach, antes de entrar en dos clases.

En la primera clase, asesinó a sangre fría a la maestra, Lauren Rousseau, a su asistente y a catorce de los quince niños.

En la segunda clase mató a la maestra, Victoria Soto, a su asistente y a cinco de los niños, aunque otros once escaparon y por ahora hay versiones contradictorias acerca de cómo fueron los acontecimientos en esa sala.

Adam Lanza se suicidó poco después, posiblemente al oír que las sirenas de los vehículos de la policía se acercaban.

Todos los niños asesinados estaban en primer grado, la mayoría tenían 6 años y unos pocos tenían 7 años.

EFE