Un muro de alrededor de 3,800 años de antigüedad, decorado con cabezas humanas, dos serpientes y una semilla fueron descubiertos en el sitio arqueológico de Vichama en Huaura, anunció este miércoles el Ministerio de Cultura.  

Según Ruth Shady Solís, directora de la Zona Arqueológica Caral (ZAC), los relieves simbolizarían la fertilización de la tierra: las serpientes representan a la deidad, vinculada al agua, que filtra en la tierra y hace germinar a la semilla.

El muro conforma el espacio de la antesala de un edificio público orientado hacia los campos de cultivo del valle de Huaura. El edificio llegó a alcanzar un área de 874 metros cuadrados y fue remodelado continuamente.

Vichama está ubicado en la falda norte del cerro Halconcillo, a pocos metros del mar y de los campos agrícolas que se extienden a lo largo y ancho de la sección inferior del río Huaura en la margen derecha, distrito de Végueta, provincia de Huaura (región Lima-Provincias).

Escollos que afrontaron

Los expertos explicaron que el “nuevo relieve refuerza el planteamiento de plasmar, en la memoria colectiva, las dificultades que afrontó la sociedad debido al cambio climático y la escasez del agua, que causó fuertes afectaciones a la productividad agrícola”.

En una entrevista con RPP Noticias, Pedro Jesús Novoa Bellota, subdirector de investigación y conservación de materiales arqueológicos de la zona arqueológica de Caral, dijo que la sociedad de ese tiempo se dedicaba a la agropesca. 

¿Qué opinas?