La fidelidad conyugal: garantía en la solidez afectiva de la pareja

La fidelidad es un pacto de confianza, amor y lealtad, que dos personas que van a compartir sus vidas establecen entre sí con responsabilidad, y que no debe ser violado.
Morguefile-DrEvil

Se dice que una persona es fiel cuando es leal en actos y pensamientos hacia otra persona, que puede ser su pareja, una amistad o un familiar. En el caso del matrimonio o unión de pareja, el compromiso de fidelidad implica una serie de responsabilidades mutuas y que no debería ser violado por ninguna de las dos partes.

Como es natural en toda relación, pueden surgir diferencias o desacuerdos, pero ante todo está el respeto que ambos se deben, y que trasciende a cualquier problema que se les pudiera presentar, pues la fidelidad es una virtud que nace a partir del respeto por la confianza que una persona deposita en otra.

¿Es la fidelidad conyugal una garantía para evitar el declive en la relación?, ¿a qué se debe el incremento actual de divorcios o separaciones? Según Alfonso López Quintás, catedrático emérito de filosofía en la Universidad Complutense (Madrid), ha resaltado entre las múltiples causas del deterioro de la fidelidad a los malentendidos en la pareja.

Se confunde, a menudo, la fidelidad y el aguante. Aguantar significa resistir el peso de una carga; la fidelidad supone algo mucho más elevado: crear en cada momento de la vida lo que uno, un día, prometió crear. Para ello se requiere soberanía de espíritu, capacidad de ser fiel a lo prometido aunque cambien las circunstancias y los sentimientos que uno pueda tener en una situación determinada.

El que es fiel a una promesa no debe ser considerado como terco, sino como tenaz; es decir, perseverante en la vinculación a lo valioso, lo que nos ofrece posibilidades para vivir plenamente, creando relaciones relevantes.

Ser fiel no significa solo mantener una relación a lo largo del tiempo, sino de calidad. Lo decisivo en la fidelidad no es conseguir que un amor se alargue indefinidamente, sino que sea auténtico, merced a su valor interno.

Todo lo contrario a estos valores es la infidelidad, síntoma inequívoco de alguna anomalía previa, consciente o inconsciente en la relación. La infidelidad solo saca a relucir las relaciones débiles o desgastadas en la pareja.

La persona engañada sentirá dolor, rabia, humillación, rencor, deseos de venganza, y solo podrá superarlas en la medida que la pareja afronte con coraje y responsabilidad lo sucedido.

Fuente: María Ángeles Almacellas, Doctora en Filosofía. Universidad Complutense, Madrid; y José Luis Cano Gil, psicoterapeuta y escritor.

**************
Si deseas hacer alguna consulta sobre este tema, entonces no dejes de participar a partir de las 4:30 de la tarde, que el Dr. Fernando Maestre atenderá todas tus inquietudes sobre este tema.
**************
Deja tu comentario, no mayor de seis líneas, indicando tu edad, para que sean respondidos en el programa. Recuerda, los textos muy extensos no serán publicados ni resueltos durante el programa. Recuerda ser preciso en tu consulta.
**************
Para participar en Era tabú o comentar nuestros temas, puedes llamarnos a los números: 212-4100, 212-7165 y desde provincias gratis al 080013140.
**************
Era Tabú de lunes a viernes a partir de las 4.30 de la tarde por RPP Noticias.
**************
Si eres oyente de Era Tabú, no te olvides de seguirnos también por el Facebook. Ingresa a Era tabú y da clic a Me Gusta.
**************
Producción: Amelia Villanueva Ramirez
T: 215 0200 (2434)
E-mail: avillanueva@gruporpp.com.pe
Paseo de la República 3866, San Isidro