Familias enteras fueron llegando desde primera horas de la mañana a la colorida playa Agua Dulce en Chorrillos, así como a Sombrillas y Yuyos, aunque en muchos casos se dejaron los polos puestos o se cubrían con toallas para guarecerse del viento y la neblina.

Durante el día se registró una temperatura promedio de 22 grados con un cielo mayormente nublado en toda la capital, según el Senamhi, y en las playas el manto de neblina fue aún más notorio.

A diferencia de días previos a la Noche Buena, el tráfico vehicular se encontraba bastante fluido, sin mayor congestionamiento en las principales vías de acceso al circuito de playas.

Quienes no tuvieron una buena tarde fueron los vendedores de artículos playeros, como helados, broceadores o sombrillas.

Un panorama similar se observo en las playas del Callao, particularmente, la de Cantolao, en el distrito de La Punta, donde los chalacos disfrutaron del mar en el feriado de Navidad.

De otro lado, gran cantidad de público acompañado de niños se volcó a los diferentes parques capitalinos, especialmente el Parque de las Leyendas y el Circuito Mágico del Agua para sacarle partido al feriado.