RPP

Pocos minutos después de abandonar el Penal de Mujeres de Chorrillos, Eva Bracamonte llegó, alrededor de las 10:40 a.m., a su vivienda de la cuadra 2 de la calle Paul Harris, en San Isidro, en una camioneta negra que conducía su padre y acompañada de su amiga, July Naters.

Sin embargo, la libertad que tanto esperó la joven, implicada en el asesinato de su madre, la empresaria Myriam Fefer, se vio opacada por los incidentes suscitados en el domicilio, debido a que los periodistas que esperaron expectantes en el lugar impidieron  en un inicio que abandonara el vehículo.

Los hombres de prensa pugnaban por conseguir las primeras declaraciones e imágenes de Bracamonte en libertad. Por esa razón, ingresaron a la cochera de la familia Bracamonte y rodearon el auto donde viajaba la joven.

Poco después, la camioneta con Eva Bracamonte aún dentro abandonó la casa en un intento por evadir a los periodistas. Poco después retornó, pudiendo Eva Bracamonte ingresar al domicilio a pie tras una forzada maniobra con ayuda de la policía.