RPP

Sin embargo, el vínculo más importante es la diada madre e hijo que se da al inicio de la vida del pequeño, y será su punto de partida para vincularse a futuro.

La diada madre e hijo se mantiene profundamente durante los dos primeros años de vida. En la etapa de lactancia él bebe se alimenta a través del pecho de la madre, es más sobrevive gracias a su madre, y esto afianza más el vínculo madre e hijo. Él bebe depende en todo sentido de su madre.

Hay niños que desarrollan un apego extremo a la madre pasados los dos años de edad, y suelen ser denominados como “niños con mamitis” y las causas pueden ser:

Dificultad de la madre para manejar separación madre e hijo.

Ausencia del padre.

Carencia afectiva en los primeros años de vida.

Niños que se separan de la madre abruptamente en las primeras etapas de la vida.

Divorcio de los padres.

Madres deprimidas u otras patologías.

Violencia familiar.

Jamás es responsabilidad del niño.

Los niños que pasan por situaciones conflictivas en sus primeros años como las mencionadas líneas arriba, suelen presentar una gran dependencia materna o mamitis como popularmente se le llama. El apego materno estará asociado no sólo a la madre biológica, sino, a toda aquella figura que pueda representar a su madre. 

Todos los niños pequeños gracias a la ayuda de su madre aprenden a independizarse poco a poco de ellas. Por ejemplo, es la madre quien en acuerdos silenciosos con su bebe decide dejar de dar pecho porque, lo considera el momento adecuado, es la madre quien le enseña al niño pequeño a decirle adiós a la teta, a su biberón y chupón,  es quien lo prepara para dejar su pañal, y así sucesivamente. 

La madre es la responsable de apoyar a su hijo para que este aprenda a manejar pequeñas separaciones, separaciones pensadas, con cuidado, progresivas, con amor, con aprendizaje materno,  etc. Y ayudar a sus hijos a crecer emocionalmente es decir, niños que tienen constancia de que pueden separarse por momentos de la madre pero, saben que ella aparecerá nuevamente, porque, ella está siempre en su corazón, más allá de la ausencia física.

Por otro lado, la mamitis se suele generar a consecuencia del quiebre del vínculo madre e hijo en la primera etapa de la vida, no llega a construirse un vínculo saludable, sino, un vínculo roto y marcado por el dolor de la abrupta separación. Fallas maternas generan fallas en el adecuado crecimiento de los pequeños.

Finalmente, para evitar un apego excesivo del niño con su madre, se subraya que el pequeño debe ser amado por su madre en todo el sentido de la palabra, y cubierto por ella. La madre con el nacimiento de su hijo se convierte en su referente para vivir, no solo porque sobrevive gracias a ella, sino, porque con su amor, su ternura, sus cuidados, su entrega, su dedicación etc. le muestra el camino de la vida, inicialmente con ella, y poco a poco sin ella.

Aporte brindado por: Dra. Maribel Briceño- Psicóloga Clínica - Psicoterapeuta -Máster en Asesoramiento Familiar. 

Teléfonos: 445 9974 /  96353 5128

Nuestra invitada: Doctora Maribel Briceño

***************

Para participar en nuestro programa, puedes contactarte con nosotros a los números: 212-4100, 212-7165 y desde provincias gratis al 080013140.

Recuerda poner tu edad y tus comentarios no deben exceder las seis líneas.

Era Tabú, de lunes a viernes a partir de las 4.30 de la tarde por RPP Noticias.

***************

Si eres oyente de Era Tabú, no te olvides de seguirnos también por el Facebook. Ingresa a Era tabú y da clic a Me Gusta.

***************

Producción: Claudia Alarco La Cruz