Referencial/AFP

Un hospital de la ciudad de Christchurch abrió este miércoles un banco de leche humana pasteurizada, el primero de este tipo con el que cuenta Nueva Zelanda, informaron fuente sanitarias.

El banco, situado en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital de Christchurch, permitirá que los recién nacidos que se encuentran en peligro puedan tener alimento extra a través de las donaciones de madres lactantes.

"La leche materna es la leche que todo bebé debe tener en la medida de lo posible, pero es particularmente importante para los bebés que no se encuentran bien de salud o los prematuros", dijo la pediatra Maggie Meeks, en un comunicado divulgado por la junta sanitaria del distrito de Canterbury, a la que pertenece Christchurch.

El coste de la pasteurización de la leche humana es de unos 9,9 dólares (7,3 euros) por cada 100 mililitros, lo que está por encima del coste de la leche de fórmula.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la leche materna donada es la segunda mejor opción para alimentar a un recién nacido, por detrás de la leche que la propia madre pueda proporcionarle a su hijo directamente.

Los bancos de leche humana ya existen en países como Estados Unidos, Canadá, España, Cuba o Brasil.

EFE