Un joven trabajador de una fábrica de la empresa taiwanesa Foxconn, principal fabricante de los productos de Apple, se suicidó en una de las plantas que la firma tiene en el sur de China, el segundo caso que se registra este año en plantas de la compañía, informaron hoy varios medios chinos.

El suceso tuvo lugar ayer miércoles, el mismo día en el que el gigante de la manzana presentaba su nuevo modelo de teléfono inteligente, el iPhone 5.

Foxconn, el mayor fabricante de componentes electrónicos del mundo, está en el punto de mira por las múltiples denuncias que pesan sobre la firma por violación de los derechos de los trabajadores.

Desde 2010, más de una veintena de sus empleados en China (donde trabajan en sus plantas más de 800.000 personas) se han suicidado.

Según varios medios chinos, el joven de 22 años, llamado Yang, murió al lanzarse desde su apartamento cercano al complejo de la factoría de Guanlan, en la ciudad de Shenzhen (suroeste de China).

Los medios inciden en que el joven cayó desde "su apartamento privado", fuera del complejo de la factoría.

Las primeras investigaciones apuntan a que Yang, procedente de noreste de China, se cortó las venas en su habitación antes de saltar por la ventana desde un octavo piso.

Este reciente suceso, que ha coincidido con la presentación del nuevo iPhone 5 en EEUU, es el segundo suicidio que se registra después de que el pasado marzo Foxconn firmara un acuerdo con Apple para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

En base a éste, Foxconn se comprometió a reducir el horario laboral, mejorar los protocolos de seguridad y otros beneficios sociales a los ensambladores de iPhones y iPads.

EFE