Padres de bebé in vitro denuncian a clínica de fertilización

Pareja denuncia penalmente a la clínica de fertilidad asistida ´Concebir´ porque su hija, de nueve meses, nacida por fecundación in vitro, tiene Síndrome de Down y otros males congénitos.
Lima
00:00

Ana María Rodríguez Idrogo y Walter Gonzáles cumplieron su sueño de ser padres, pero ahora se enfrentan a la dura realidad de ver a una de sus pequeñas, padeciendo por diversos males congénitos. Ellos denuncian penalmente a la clínica de fertilidad asistida “Concebir”, por la dura situación que atraviesan.

La madre, de 27 años, dijo a RPP Noticias que la clínica evitó hacerle un análisis llamado "diagnóstico genético preimplantacional", que -señaló- hubiese podido descartar en un primer momento, si el bebé corría riesgo de nacer con alguna malformación.

Ana María afirma que este procedimiento se pasó por alto, ya que consideraron que era joven y porque en su familia no había antecedentes de enfermedades congénitas.

Indicó que al someterse al tratamiento de fertilización in vitro, por el que pagó unos 15 mil dólares, le implantaron dos embriones, de los cuales nacieron dos niñas.

Fue Mariana, de nueve meses, quien ahora tiene problemas. Nació con Síndrome de Down, y aunque su madre asegura que ello no es una enfermedad y está orgullosa de haberla tenido, demanda a Concebir se haga cargo de su caso, para poder darle una mejor vida a la pequeña.

"Fui con muchas ilusiones, con todas la ganas de tener un bebé, invertí tiempo, dinero y viajes, para ahora ver a mi hija sufrir. Ellos me prometieron tener un bebé sano, robusto, y ahora la veo decayendo postrada en una cama sin poder hacer su vida normal", expresó acongojada.

La joven mujer asegura que su hija sufre mucho y está traumada por tantas inyecciones que le vienen aplicando. "No puedo llevar sola la responsabilidad", anotó.

Sostiene que en la clínica la derivaron con el médico Ivo Blásica, y ambos deben responder por los males que padece Mariana, entre ellos: cardiopatía congénita, hipertensión pulmonar, complicaciones en su hígado y riñón, además de desnutrición severa.

Walter Gonzáles, el padre, dice por su parte que “Concebir” asegura que no tiene ninguna responsabilidad por los males que sufre Mariana.

"Esto le podía pasar a cualquier persona. Podíamos detectar antes de los 3 meses o a esa edad, pero quedaba a nuestra responsabilidad si decidíamos tenerlas o cortar con el embarazo", refirió al comentar la posición de la clínica.

Al igual que su esposa manifestó que con la denuncia penal, buscan que “Concebir” se responsabilice por los gastos médicos que implica el tratamiento de su hija, es decir, exigen un resarcimiento económico. Sin embargo, Walter Gonzáles afirma que la clínica no se pronuncia al respecto ni los llaman pese a tener sus teléfonos.