Policía destrozó el frontis de la UNMSM para detener a estudiantes y manifestantes
Policía destrozó el frontis de la UNMSM para detener a estudiantes y manifestantes | Fuente: RPP

Joselyn Melgar, estudiante de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), narró la manera en cómo entraron los agentes de la Policía Nacional del Perú (PNP) a la Residencia Universitaria. De acuerdo con la estudiante, los efectivos policiales argumentaron que podían ingresar sin autorización al estar dentro de un estado de emergencia y que, además, -dijo- estaban habilitados para golpearlos e insultarlos.

"Empecé a escuchar ruidos dentro de los pabellones de la Residencia Universitaria y yo atiné a asegurar mi puerta. Lo que hicieron los efectivos policiales fue romperme la puerta, ingresar y sacarme afuera de la Residencia Universitaria, bajo la alegación de que estamos en un estado de emergencia y ellos pueden intervenirme como les dé la gana, agredirme e insultarme", aseguró.

Asimismo, sostuvo que, en el momento de la intervención, no había ni fiscales, ni miembros de la Defensoría del Pueblo.

"Le consultamos cuál era la autorización o la orden que le habían dado. En nuestro caso nos contestaron que no había ninguna orden, que simplemente estamos en estado de emergencia y que ellos tienen todo el derecho de intervenir cualquier espacio, vulnerando derechos fundamentales como la integridad y la infraestructura que tiene la universidad. Ni siquiera está la Defensoría del Pueblo presente, ninguna autoridad que no sea la Policía que está maltratando ahora a las personas", agregó.

"Han roto las puertas para sacar arrastrando a los estudiantes"

Joselyn Melgar contó que los miembros de la Policía Nacional rompieron las puertas y arrastraron a los estudiantes para sacarlos del campus universitario y obligarlos a firmar documentos.

"En la Puerta 3, hay una gran cantidad de efectivos que no solo están agrediendo a las personas, sino que las están insultando y separando. En este caso, nosotros somos residentes universitarios dentro de la Ciudad Universitaria y lo que han hecho los efectivos policiales no solo es ingresar y atropellar la autonomía universitaria, sino ingresar a un espacio tan privado como es la residencia universitaria. Han ingresado, han roto las puertas, han sacado a los estudiantes arrastrándolos con la intención, dicen, de que nos identifiquemos. Pero lo que pasó realmente es que nos trasladaron a la Puerta 3 y nos sentaron en el suelo para que firmemos y nos registremos, prácticamente parea que nos abran una investigación. Nos trataron como si fuésemos delincuentes", aseveró.

"Han golpeado a compañeros, agredido a compañeros que sufren de ansiedad. Ni siquiera les dan un tratamiento. Hay compañeras que se han desmayado. Y a los pobladores les están haciendo registrarse sin que la Fiscalía esté presente. Eso es lo más grave. No hay garantías constitucionales para la detención que se está dando", finalizó.