Seúl: Dimite el jefe de Policía por fallos en investigación del Sewol

Otro de los motivos de la renuncia de Lee Sung-han es no haber podido capturar al dueño de la naviera propietaria del buque, quien fue hallado muerto tras más de un mes en busca y captura.
EFE

El jefe de la Policía surcoreana dimitió hoy por los "problemas" en la investigación sobre el hundimiento del ferri Sewol, y en especial por no haber podido capturar al dueño de la naviera propietaria del buque, quien fue hallado muerto tras más de un mes en busca y captura.

El comisario general de la Agencia Nacional de Policía surcoreana (NPA) Lee Sung-han, presentó su dimisión horas después de que la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, criticara la actuación tanto de las fuerzas del orden como de la justicia del país por su inoperancia a la hora de hallar al fugitivo.

Yoo Byung-eun, el millonario dueño de la naviera del ferri Sewol, cuyo hundimiento causó la muerte de 304 personas el pasado abril, apareció muerto el 12 de junio en un campo de la localidad de Suncheon (415 kilómetros al sur de Seúl).

Algunas fuentes policiales señalaron que existían pruebas sobre la identidad del cuerpo desde el mismo día en que fue hallado, pero las autoridades no confirmaron que se trataba de Yoo hasta el 22 de julio, al presentarse los resultados de varias pruebas de ADN.

Además, el avanzado estado de descomposición en que se encontraba el cuerpo impidió que los forenses determinaran la causa de la muerte del empresario, que desde mayo era el hombre más buscado de Corea del Sur, donde se ofrecía una recompensa de casi 500.000 dólares.

"Voy a dejar mis funciones porque la Policía debe asumir su responsabilidad por muchos problemas", afirmó hoy el comisario general en una rueda de prensa.

Lee ofreció sus disculpas por los retrasos en la investigación y por no haber sido capaz de capturar al fugitivo, y pidió a la sociedad surcoreana que "pese a todo siga confiando en la Policía", en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.

Lee llevaba más de 30 años en el departamento de investigación de la NPA, y asumió la máxima responsabilidad de este órgano en marzo de 2013.

El comisario fue objeto de críticas de los medios surcoreanos por no haber podido encontrar con vida a Yoo ni determinar con más rapidez su identidad ni las causas de su muerte después de que se encontrase su cadáver.

Yoo era considerado el dueño de facto de Cheonghaejin Marine, la naviera del buque Sewol a la que se señala como responsable del accidente por presuntamente haber burlado normas básicas de seguridad en el mar -por ejemplo, llevaba el triple de la carga permitida- mediante sobornos a funcionarios.

El hundimiento del Sewol causó 304 muertos, la mayoría jóvenes estudiantes de 16 y 17 años, y todavía quedan 10 cadáveres por recuperar del ferri que sigue sumergido en aguas al suroeste del país.

EFE